¿Qué países de la Unión Europea tienen mayor número de euroescépticos?


  • El 'Brexit' y las amenazas de otros países, que podrían seguir su camino, han mostrado que algo falla desde hace tiempo en el proyecto europeo.

  • Austria y Chipre son los dos países que muestran más rechazo a la UE, mientras que Lituania y Polonia opinan que la unión es "totalmente positiva".

¿Qué países de la Unión Europea tienen mayor número de euroescépticos?

¿Qué países de la Unión Europea tienen mayor número de euroescépticos?

La salida de Reino Unido de la Unión Europea ha dejado patente que algo no funciona en Europa. El 'Brexit' ha sido resuelto con una amplia mayoría que ha decidido dar la espalda al proyecto europeo, ya que o no se sentían incluidos en él o algunas políticas, especialmente la inmigratoria, eran rechazadas.

Pero no sólo el populismo británico está a favor de salir de la UE, ya son varios los países que han levantado la voz y que pueden seguir el camino iniciado por Reino Unido. Un posible efecto dominó al que Italia y Francia han sido los últimos países en sumarse. Pescar en río revuelto, ese el objetivo de los populismos antieuropeos.

Entre las causas del descontento por la UE, la principal es las ya mencionada política migratoria así como la económica, puesto que la mayoría de los ciudadanos coinciden en que Bruselas no logra resolver el problema de los refugiados ni salir del estancamiento económico.

¿Qué países son los más euroescépticos?

El último Eurobarómetro, realizado en noviembre de 2015, muestra que el rechazo hacia la Unión Europea subió hasta cuatro puntos respecto al anterior informe, publicado en mayo de 2015. Siendo sólo 4 de los 28 los que redujeron su visión negativa sobre la UE (Portugal, Italia, Chipre y Rumanía), mientras que en el resto repuntó el rechazo, en especial en Alemania (10%) y República Checa (11%).

Austria y Chipre se imponen como los dos países con una visión más adversa de Europa. En ambos, un 41% de sus ciudadanos piensa que es "totalmente negativo" pertenecer a la Unión Europea y el porcentaje de personas que piensan que es positivo ser uno de los 28 -ahora 27- supera por poco el 20%. 

Estos dos países, los más negativos sobre la UE, muestran los dos tipos de euroescépticos existentes: el país 'débil' que piensa que desde Bruselas perpetúan su pobreza y el país rico que cree que las economías más flojas lastran su crecimiento. 

Euroescepticismo en Europa. Euroescepticismo en Europa.

Euroescepticismo en Europa.

Las dos siguientes naciones que muestran mayor rechazo son otro claro ejemplo de esta dicotomía: Reino Unido y Grecia. También tienen otro elemento en común, ya que una rondó el 'Grexit' y la otra ha realizado el temido -sobre todo para las bolsas- 'Brexit'.

Con un porcentaje del 38%, ambas piensan que seguir en la UE es "totalmente negativo". Destaca que el porcentaje en Reino Unido que piensa que estar dentro de la UE es "totalmente positivo" era del 30% y los neutrales un 36%. Parece esos neutrales se decantaron por la ruptura el 23J.

Alemania (27%), Francia (25%) e Italia (23%) tienen altos porcentajes de rechazo a la UE, pero la población que piensa que es "totalmente positivo" es netamente superior: 35% en Francia, 34% en Alemania y 38% en Italia.

Esto no ha evitado que Le Pen, candidata del Frente Nacional, se asegurase de que nazca la idea del 'Frexit'. Pero afirma que más que un "Frexit" unilateral, sería una "salida concertada" de la UE, algo parecido a la desconexión que hará Reino Unido durante los dos próximos años.

Visión de los ciudadanos sobre la UE. Visión de los ciudadanos sobre la UE.

Visión de los ciudadanos sobre la UE.

España se encontraría decimoséptima en el ránking de animadversión a la UE. Un 18% considera negativo pertenecer a la Unión Europea, un 33% que es positivo y un 46% se declaran neutrales. 

La posición de los principales partidos españoles respecto a Europa es bastante positiva, ninguno se ha declarado abiertamente en contra de formar parte de la UE, por lo que no parece que España vaya a realizar el 'Spexit'. Algo que no ocurre en otros países, como Austria y Francia, donde la extrema derecha se ha posicionado en contra de seguir formando parte del proyecto europeo. 

Son los países como Rumanía (9%), Lituania (6%) o Polonia (7%) los que menos rechazo muestran hacia Europa. Países con economías menores que creen que esta unión puede ayudarles a crecer. Y es que son Polonia (55%) y Rumanía (57%) los dos más favorables a la pertenencia de su país a la UE.

En cuanto a la media de la Unión Europea, el 37% cree que es positivo, el 38% es neutral y el 23% es contrario y sólo 11 miembros piensan que es más positivo que negativo estar en la UE. Unos porcentajes que en Bruselas se deben empezar a tener en cuenta.

Otros estudios incrementan el euroescepticismo 

El estudio más reciente sobre euroescepticismo, publicado por Pew Research Center a principios de mes, también muestra que los europeos empiezan a estar cansados de Europa. Pero los porcentajes de euroescépticos que apunta son menos alentadores todavía.

Así, en este estudio sólo se abarcan diez países de la UE, siendo Grecia (71%), Francia (61%) y Reino Unido (48%) los tres países con una visión más negativa de Europa, posiciones similares a las que refleja el Eurobarómetro, pero porcentajes de rechazo mayores.

España estaría situado en cuarto lugar de rechazo a la UE, con un 49% de rechazo y un 47% de aprobación y sería uno de los tres países donde más crece el número euroescepticismo. A pesar de tener más euroescépticos que Reino Unido, España es cuarta por tener más ciudadanos a favor de la UE.

Visión de Europa. Pew Research Center Visión de Europa. Pew Research Center

Visión de Europa. Pew Research Center

En el lado opuesto figuran Polonia (72%) y Bulgaria (61%), con una visión positiva de la UE. Polonia vuelve a ser de los países que considera el proyecto como algo positivo de nuevo, siendo sólo el 22% de su población contraria a seguir entre los 28.

Sin duda, la Unión Europea vive su mayor crisis de identidad, un proyecto que necesita cambios -a todos los niveles- si no quiere que más naciones sigan los pasos de Reino Unido.