El Congreso debate el martes ampliar de 4 a 9 años pena de prisión por omisión de socorro en carretera


MADRID|

El Pleno del Congreso decidirá este martes si tramita una proposición de ley orgánica del PP con la que se busca modificar el Código Penal y ampliar de los actuales cuatro años hasta los nueve, las penas de cárcel en caso de improcedencia grave frente a los atropellos de ciclistas, considerando entre ellas la omisión de socorro en carretera.

La intención de este texto es unificar la valoración de imprudencia grave en un accidente de tráfico, porque, ahora, es el juez de forma individual quien decide si la imprudencia es grave, menos grave o leve, de acuerdo con las circunstancias concurrentes en el hecho.

Así, con el nuevo texto registrado, cualquier conducción que atente contra la integridad de las personas, cometiendo un delito contra la seguridad vial por exceso de velocidad o cuando se hace bajo la influencia de drogas o del alcohol, "siempre" será imprudencia grave y "no cabrá margen de interpretación".

Por otra parte, abre la posibilidad de permitir al juez que pueda elevar la pena por encima del máximo actual en los casos de imprudencias graves con resultado de varias víctimas, de forma que en el supuesto de un conductor que como resultado de un atropello a un grupo de peatones o ciclistas cause varios muertos, pueda imponérsele una pena de hasta nueve años de prisión, frente a la legislación actual que establece una condena máxima de cuatro años de cárcel.

SE PENA EL ABANDONO EN CASO DE MUERTE

Esta propuesta introduce también la eliminación de la regla por la que con el Código Penal actual, cuando un conductor comete un delito contra la seguridad vial que además produce resultados lesivos o muerte, sólo es castigado por la infracción más grave. Con la reforma, se posibilitaría que todas las infracciones del conductor previas al accidente se puedan sancionar de forma independiente, permitiendo una mayor pena si concurren las circunstancias para hacerlo.

También se introduce el delito de abandono del lugar del accidente cuando hubiera previsiblemente víctimas graves o mortales. Se pena además, el abandono aunque el conductor implicado nada pueda hacer por la víctima que hubiera fallecido y por tanto no pueda socorrerla, al considerar que se trata de una conducta dolosa e independiente del delito imprudente previo. Se sanciona así la maldad intrínseca al abandono de quien sabe que deja atrás a alguien que pudiera estar lesionado o incluso fallecido.

UNA REIVINDICACIÓN DE LOS CICLISTAS

El secretario general del Grupo Popular en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, ha señalado que esta norma es "una demanda" de los ciclistas a la que responden los 'populares' con el objetivo de "proteger" a los usuarios de la bicicleta y a los peatones y, a su vez, "concienciar" a la sociedad "en la prudencia en la conducción y en el respeto a los ciclistas".

Bermúdez de Castro se ha mostrado confiado en que su formación cuente tras el debate con el respaldo de la mayoría de los grupos en la Cámara, con el objetivo de que esta medida salga adelante lo antes posible.