El conductor de un camión y dos ertzainas, heridos al volcar en Etxegarate (Álava) un camión cargado de ácido corrosivo

La N-1, sentido Vitoria, quedó reabierta al tráfico horas después BILBAO, 24 (EUROPA PRESS) El conductor de un camión cisterna cargado de policloruro de aluminio, así como dos ertzainas, sufrieron heridas hoy al volcar en la carretera N-1, en el alto de Etxegarate, parte del material que transportaba el vehículo. La vía quedó cortada al tráfico rodado por espacio de tres horas y media, durante las que se registraron retenciones de hasta 10 kilómetros de longitud. La carretera N-1 se reabrió al tráfico rodado a la altura del puerto de Etxegarate, en sentido hacia Vitoria, después de que quedara interrumpido, horas después, debido al vuelco de un camión cisterna que derramó parte de su contenido, un líquido corrosivo de naturaleza inorgánica, sobre la vía. El accidente se registró pasadas las nueve y media de la mañana por circunstancias todavía sin determinar, cuando el camión cisterna circulaba en sentido hacia la capital alavesa. Parte de los 24.780 kilos de policloruro cayó sobre la calzada. Técnicos de Aguas y Medio Ambiente, así como un responsable de Atención de Emergencias del Gobierno vasco, se desplazaron a la zona para intentar contener el vertido y evitar que pudiera llegar a afectar a canalizaciones de agua. Además, se movilizaron dotaciones de bomberos y operarios de obras públicas con el fin de neutralizar el líquido derramado y posteriormente llevar a cabo tanto la retirada del vehículo como la limpieza de la calzada. CONTACTO CON EL PRODUCTO Sin embargo, el chófer del camión tuvo que ser evacuado al Hospital Donostia a causa de las lesiones sufridas por el contacto con el producto, un ácido corrosivo, mientras dos ertzainas sufrieron afecciones en las vías respiratorias de las que fueron asistidos en el Hospital de Zumarraga. Tras registrarse el siniestro, a las nueve y media de la mañana, la Ertzaintza procedió, a pie de puerto, al inicio de la variante de Idiazabal, a desviar la circulación de turismos por la carretera GI-2637, a través de las localidades de Segura y Zegama, mientras que el tráfico de vehículos pesados se canalizó hacia Andoain, para acceder desde allí a la autovía A-15. Dos horas y media después, los agentes de la Policía vasca permitieron el paso de vehículos por el lugar, donde llegaron a registrarse retenciones de hasta 10 kilómetros de longitud. Pasada la una de la tarde, el tránsito de vehículos era todavía lento en la zona.