Alejandre dice que Defensa determinó el funeral sin saber los detalles de la identificación

  • Madrid, 31 mar (EFE).- El ex jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), Luis Alejandre, ha afirmado hoy que el funeral de Estado por los 62 militares fallecidos en el accidente del Yak que se ofició el 28 de mayo se decidió en el Ministerio de Defensa el día anterior, en una reunión presidida por Federico Trillo, sin conocer los detalles sobre la identificación de los cadáveres.

El ex jefe del Estado Mayor del Ejército Luis Alejandre declara como testigo en el caso Yak-42

El ex jefe del Estado Mayor del Ejército Luis Alejandre declara como testigo en el caso Yak-42

Alejandre dice que Defensa determinó el funeral sin saber los detalles de la identificación

Alejandre dice que Defensa determinó el funeral sin saber los detalles de la identificación

Madrid, 31 mar (EFE).- El ex jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME), Luis Alejandre, ha afirmado hoy que el funeral de Estado por los 62 militares fallecidos en el accidente del Yak que se ofició el 28 de mayo se decidió en el Ministerio de Defensa el día anterior, en una reunión presidida por Federico Trillo, sin conocer los detalles sobre la identificación de los cadáveres.

El máximo responsable del Ejército de Tierra cuando ocurrió el siniestro aéreo ha sido el primer testigo en comparecer en la sexta jornada del juicio que sigue la Audiencia Nacional contra tres altos mandos por la errónea identificación de 30 de los 62 militares fallecidos en el accidente ocurrido en Turquía el 26 de mayo de 2003.

El general Alejandre, actualmente retirado, ha asegurado que "quien toma la decisión estaba convencido de que todos los cadáveres iban a estar identificados" cuando llegaran a España y ha agregado que la decisión no dependía del Consejo de Dirección de Defensa, "depende también de Presidencia del Gobierno y Casa Real"

Ha afirmado que se decidió hacer un funeral de Estado en la reunión del Consejo de Dirección del 27 de mayo tras la vuelta del ministro Trillo de Turquía.

Esa reunión se celebró a las 19.00 horas y se decide "un solo funeral" en la base aérea de Torrejón el miércoles 28 de mayo por la tarde.

Alejandre ha declarado que en el Consejo de Dirección estaban presentes, además del ministro Trillo, los cuatro jefes de Estado Mayor, el subsecretario de Defensa, el director General de Política de la Defensa, el jefe del Gabinete del Ministro y el Secretario General de Política de la Defensa.

Allí, según Alejandre, Trillo ordenó a Jiménez Ugarte, entonces secretario general de Política de Defensa, que dispusiera todo para el funeral.

En este sentido, ha insistido en que Defensa decidió celebrar el funeral de Estado sin saber si todos los cadáveres de los fallecidos estaban identificados.

Durante su declaración, en la que familiares de los militares fallecidos presentes en la sala le llamaron en varias ocasiones "mentiroso", Alejandre ha recordado que llegó al funeral con todos los datos de las familias sobre enterramientos y traslados.

Tras señalar que él no se desplazó a Turquía y los detalles de la repatriación los conoció "no de forma exhaustiva pero sí puntual", el general ha subrayado que tuvo conocimiento del siniestro porque se lo comunica personalmente el ministro Trillo y le ordena que hable con las familias.

Alejandre ha insistido en que no tuvo conocimiento sobre la no identificación de todos los cadáveres, que "se daba por sentado que se estaba haciendo el trabajo de identificación" y que en ese Consejo de Dirección no se trató el tema.

Ha subrayado que "no sabíamos ni quienes iban en los tres aviones que llegaron de Turquía" con los cadáveres a bordo y "no tuvimos conocimiento de que parte de los fallecidos llegaban sin identificar".

Ha reconocido que entre el 3 y el 8 de marzo de 2004, casi un año después de la tragedia, "oigo por primera vez que podía haber errores en las identificaciones. Me enteré por la prensa".

A preguntas de los abogados de la asociación de familiares de víctimas, el general Alejandre ha manifestado que no cree que hubiese orden de prohibición para abrir los féretros cuando fueron entregados a las familias.

Por otra parte, ha negado haber comentado con el general Félix Sanz, jefe de Estado Mayor de la Defensa en época de José Bono, que antes del funeral de Estado aconsejara demorar los entierros, tal y como declaró la semana pasada el general Sanz.

"No me acuerdo de hablar con Roldán sobre la conveniencia de celebrar un funeral sin haber sido previamente identificados todos los cadáveres", ha asegurado Alejandre, quien ha abandonado la Audiencia Nacional de forma fugaz y por la puerta de atrás.