AMP-. Yak.- El general Alejandre dice que la fecha de los funerales de Estado dependió de Aznar y de la Casa Real

Contradice al ex JEMAD Sanz Roldán y afirma que nunca propuso a Trillo no entregar los cuerpos mal identificados MADRID, 31 (EUROPA PRESS) El general de División Luis Alejandre Sintes, jefe del Estado Mayor Ejército de Tierra (JEME) cuando se produjo el accidente del Yak-42, el 26 de mayo de 2003, aseguró hoy durante el juicio sobre las identificaciones erróneas que la decisión de celebrar los funerales de Estado dos días después de la catástrofe dependió del entonces presidente del Gobierno José María Aznar y de la Casa Real. "Un funeral de Estado tiene otra fuerza, depende de Presidencia del Gobierno y de Casa Real", señaló Alejandre Sintes durante la sexta jornada del juicio, en la que indicó que la fecha de los funerales se acordó en un Consejo de Dirección del Ministerio de Defensa presidido por el ex ministro Federico Trillo que se celebró en la tarde del 27 de mayo, aunque la decisión "no dependía" de este órgano. "Yo puedo opinar como peón en un Consejo de Dirección", dijo. Preguntado por el presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, si la fecha de los funerales de Estado se adoptó a pesar de que no estuvieran identificados todos los cadáveres, se mostró convencido de que "el que toma la decisión dio por supuesto que los cadáveres estarían identificados en Torrejón". "Yo entiendo que el equipo que viene de Turquía conoce el proceso de identificación y con los contactos telefónicos pueden asegurar que a esa hora estará el funeral", argumentó. Alejandre Sintes, que compareció como testigo, aseguró que en esa reunión de la cúpula de Defensa nunca propuso al ex ministro Federico Trillo no entregar los cuerpos mal identificados y que se enteró de que había identificaciones erróneas "un año después" de la tragedia. "Antes del 11-M, en la campaña electoral, entre el 3 y el 8 de marzo de 2004", precisó. Según relató, durante el citado Consejo de Dirección, Trillo "contó la tragedia que había vivido" y destacó "la labor" que estaban los integrantes del equipo español que se encargó de las identificaciones, dirigido por el general de Sanidad Vicente Navarro e integrado por los otros dos acusados. "No se entró en nada más", indicó antes de señalar que en el encuentro se dio "por sentado" que los trabajos de identificación se terminarían "aquella madrugada". CONTRADICCIÓN CON SANZ ROLDÁN El testimonio del general Alejandre contradice el que realizó el ex jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Félix Sanz Roldán, que aseguró ante el tribunal que éste le había reconocido que durante un Consejo de Dirección del Ministerio de Defensa celebrado en la tarde del día 27 había propuesto que los 30 cuerpos mal identificados no se entregaran a las familias hasta su total reconocimiento. Esta declaración a su vez fue refutada por el general de Brigada Manuel Ramón Bretón Romero, que era en el momento del siniestro director del Gabinete Técnico del ex ministro Trillo. Ante el tribunal, Bretón aseguró no recordar "absolutamente nada" de esa propuesta. "No hablamos de identificaciones ni de cadáveres en aquel Consejo de Dirección", dijo hoy Alejandre Sintes, quien fue preguntado por el fiscal, Fernando Burgos, si tuvo conocimiento en aquel momento de que existían problemas en las identificaciones. "No, señor, no lo tuvimos", aseguró. "Se me ha atribuido el haberlo pensado y es una opinión que se ha querido dar como elogiosa pero en aquel momento el problema de identificaciones no existía", añadió. En relación con el encuentro de 2004 con Sanz Roldán, cuya declaración justificó su testimonio, Alejandre explicó que ambos trataron la carta de despedida que le envió al entonces ministro, José Bonó, y que el único asunto relacionado con el Yak-42 que abordaron fue la existencia del 'informe Marino', sobre la inconveniencia de viajar en aviones de carga. "Si luego saliendo hablamos de otras cosas, no me puedo acordar", dijo. INDIGNACIÓN DE LAS VÍCTIMAS Las manifestaciones que Alejandre realizó durante su comparecencia provocaron la indignación de varios de los familiares de las víctimas que seguían la sesión desde la zona de invitados, que llegaron a gritar expresiones como "qué mentiroso" o "mentira". Antes de que comenzara a testificar, una mujer que asistía al juicio gritó: "Los 62 en formación, que entra el general". Esta afirmación le valió el reproche del presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, que le advirtió que, de repetirse ese hecho, le expulsaría de la sala. La Fiscalía pide al tribunal, presidido por el presidente de la Sala de lo Penal, Javier Gómez Bermúdez, que condene a cinco años de prisión al general médico Vicente Navarro, que se encargó de elaborar la lista de los 62 fallecidos; y a cuatro años y medio a los dos médicos que redactaron los informes de necropsia, el comandante José Ramírez y el capitán Miguel Sáez. A todos ellos les acusa de un delito de falsedad en documento oficial.