El avión de combate F35B, principal candidato a sustituir al Harrier en la Armada, supera un nuevo hito en su desarrollo

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El avión de combate de despegue y aterrizaje vertical (STOVL) F35B 'Lightning II', fabricado por la compañía estadounidense Lockheed Martin y uno de los principales candidatos a sustituir al caza naval Harrier en la Armada española, ha superado un nuevo hito en su desarrollo al conseguir "un empuje vertical superior al requerido para realizar sus misiones", según informó en un comunicado la firma norteamericana.

"Las pruebas, llevadas a cabo en un foso de sustentación diseñado especialmente para dichos tests, han validado el rendimiento del software de la aeronave, los controles, la gestión térmica, el sistema de hardware STOVL y otros sistemas", explicó Lockheed Martin Corporation.

El responsable del programa F35 Air Vehicle en la compañía estadounidense, J.D. McFarlan, aseguró en el comunicado que "el nivel de rendimiento conseguido" por el avión de combate en su versión naval "ha sido absolutamente excepcional". "Hemos medido 41.100 libras de impulso vertical, frente a las 40.550 libras inicialmente requeridas. Esto significa que vamos a proporcionar un excelente margen adicional de rendimiento en aterrizaje vertical y despegue corto sobre lo que nos habíamos comprometido con nuestros clientes STOVL", destacó añade.

Contratado por el Cuerpo de Marines de Estados Unidos y las Marinas y las Fuerzas Aéreas de Reino Unido e Italia, el F35B es un avión de combate impulsado por un motor a reacción F135 Pratt and Whitney, dotado con un turbofan de impulso vertical Rolls-Royce. Según Lockheed Martin, el motor F135 es "el más poderoso jamás utilizado en un reactor de combate".

La compañía estadounidense explicó que, en las pruebas en el foso de sustentación, el caza fue anclado a una rejilla de metal a casi cinco metros por encima de un suelo de hormigón inclinado. Esa estructura de anclaje permite reproducir el efecto de empuje del reactor contra el suelo y, por tanto, simular la sustentación como si el avión estuviera en el aire en vuelo estacionario. Los sensores miden el impulso y la respuesta de la aeronave a las maniobras del piloto.

Las pruebas también evalúan el control de las compuertas asociadas al sistema de propulsión STOVL, entre otros dispositivos la entrada del aire del motor auxiliar, la entrada y la salida de aire del turbofan y las compuertas posteriores que se abren para permitir el giro hacia el suelo de la tobera vectorial del motor. En otras pruebas, son instalados testigos de metal en lo alto de la rejilla del foso de sustentación, permitiendo que los ingenieros observen y tracen el flujo de los gases del sistema de propulsión.

Las pruebas a las que fue sometido el F35B "demuestran la operación funcional de todos los sistemas requeridos para el vuelo vertical y miden las fuerzas y movimientos producidos en la aeronave durante las operaciones STOVL". Los test en el foso constituyen la serie final de pruebas en tierra, "antes de que comiencen las pruebas STOVL en vuelo".

"Hemos demostrado la correcta respuesta en prestaciones críticas, como por ejemplo la recuperación de presión, la sustentación, el giro y apertura correctas de elementos basculantes, la efectividad de los ángulos de vectorialización de la salida de gases, o el adecuado tiempo reacción de los elementos a las órdenes de control", indicó, por su parte, el vicepresidente del proyecto F35 Integrated Test Force señala, Doug Pearson.

"Cada una de las mediciones obtenidas se corresponden muy bien con los modelos informáticos que habíamos realizado previamente. El sobresaliente rendimiento STOVL nos da total confianza para comenzar las transiciones desde el modo de vuelo convencional al modo de vuelo STOVL", afirmó. El directivo de Lockheed Martin anunció que el F35B realizará su primer aterrizaje vertical "real" el próximo verano en la Estación Aeronaval de Patuxent River, Maryland.

El F35 es el primer cazabombardero supersónico de quinta generación que combinará la tecnología 'stealth', el material furtivo que permite invisibilidad ante los radares, con la capacidad de aterrizaje y despegue vertical, esencial para las aeronaves de combate que tienen misiones navales al permitir las tomas y salidas en vertical en la plataformas de portaaeronaves y destructores.

Disponible en tres variantes basadas en un mismo diseño, los tres modelos del F35 (A, B y C) han sido desarrollados conjuntamente y utilizando la misma infraestructura de sostenimiento a nivel mundial. Esta aeronave de ataque reemplazará "a por lo menos" trece tipos de aeronaves de once naciones "inicialmente", por lo que Lockheed Martin estima que será "el programa de combate con mejor relación coste-efectividad de la historia".