El avión de la presidenta argentina aterrizó de emergencia en Caracas

  • Buenos Aires, 19 abr (EFE).- El avión que trasladaba hoy a la presidenta argentina, Cristina Fernández, a Buenos Aires desde Trinidad y Tobago debió efectuar un aterrizaje de emergencia en Caracas por tener su parabrisas dañado, informaron fuentes oficiales.

Buenos Aires, 19 abr (EFE).- El avión que trasladaba hoy a la presidenta argentina, Cristina Fernández, a Buenos Aires desde Trinidad y Tobago debió efectuar un aterrizaje de emergencia en Caracas por tener su parabrisas dañado, informaron fuentes oficiales.

"No hubo ningún riesgo para la delegación" que regresaba de Puerto España tras participar en la V Cumbre de las Américas, afirmó una fuente gubernamental citada por la agencia estatal argentina de noticias Télam.

Durante el vuelo se rompió el vidrio del parabrisas de la aeronave, según los pilotos por las diferencias de temperatura entre el interior y el exterior del avión presidencial Tango 01, precisaron.

En principio se informó que Fernández aguardaría en el aeropuerto de Caracas la llegada desde Trinidad y Tobago del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien ofreció su propio avión para que la delegación argentina siga viaje hacia Buenos Aires.

Pero tras permanecer poco más de una hora en la capital de Venezuela, Fernández partió hacia Buenos Aires a bordo de una pequeña aeronave de seis plazas, indicaron las fuentes.

El resto de la comitiva argentina esperaba en Caracas la partida de un avión que facilitó el Gobierno de Chávez para continuar viaje a Buenos Aires, mientras que el Tango 01 permanecerá 24 horas para ser reparado.

Tan pronto como los pilotos del avión presidencial argentino detectaron el percance, se le comunicó a Fernández, que fue invitada a la cabina para observar el inconveniente y ponerse en contacto con las autoridades venezolanas para solicitar un aterrizaje de emergencia en Caracas.

Entre los integrantes de la comitiva argentina están el canciller, Jorge Taiana; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zanini; el secretario de Ambiente, Homero Bibiloni, un grupo de parlamentarios y el médico personal de la mandataria, Luis Buonomo.