La familia del conductor fallecido de Tussam celebra el archivo e insiste en la vía Penal

SEVILLA, 6 (EUROPA PRESS)

La familia del conductor de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) que se suicidó en el marco del conflicto que sufre la empresa a cuenta de los actos vandálicos de la huelga de 2007 consideró hoy que el archivo de las diligencias por parte de la Audiencia Provincial prueba que José Luis Alonso Falcón "no era un rompelunas" y fue "injustamente" acusado, por lo que tal resolución judicial otorga "más fuerza" a la familia para limpiar su nombre y emprender acciones por la vía penal contra la directiva de la empresa municipal.

Uno de los hermanos del difunto, Fernando Alonso Falcón, dijo a Europa Press que la decisión de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de archivar definitivamente y sin posibilidad de recurso, las diligencias previas incoadas contra ocho conductores de Tussam a cuenta de los actos vandálicos perpetrados contra la flota de autobuses el pasado 21 de mayo de 2007, prueba que José Luis Alonso Falcón "no era un rompelunas, como algunos le llamaron" y "no cometió ningún acto de vandalismo".

Para Fernando Alonso Falcón, el archivo de las diligencias previas "limpia la imagen" de su hermano, afiliados de la Agrupación Sindical de Conductores (ASC) al igual que el resto de los hasta ahora acusados, al tiempo que abre un escenario en el que "es el momento de emprender acciones por la vía Penal" contra la directiva de Tussam a cuenta de la muerte de este trabajador, pues la familia considera que su suicidio fue fruto del "acoso laboral" del que habría sido víctima al serle atribuida la responsabilidad de estos actos vandálicos.

"No vamos a dejar de defender la memoria de José Luis hasta que su nombre quede totalmente limpio", dijo su hermano insistiendo en que el empeño de la familia es que esta muerte sea declarada accidente laboral por el "profundo daño psicológico" sufrido por el difunto, al objeto de posteriormente reclamar responsabilidades a la directiva de Tussam por el "hostigamiento" y la "persecución" de la que habría sido víctima este hombre.

ARCHIVO DEFINITIVO

A través de un auto recogido por Europa Press, la Sección Primera de la Audiencia Provincial desestimó el recurso interpuesto por Tussam contra los autos dictados en agosto y noviembre de 2008 por el juzgado de Instrucción número 13 al objeto de archivar estas diligencias previas, una resolución ante la que "no cabe recurso" y zanja "definitivamente" el destino de tales diligencias, correspondientes a los hechos acontecidos la madrugada del 21 de mayo de 2007 en el marco de la huelga convocada por ASC contra la subrogación de once trabajadores despedidos de la empresa 'Los Amarillos' al recuperar Tussam la explotación de la línea de Bellavista.

En el auto, los magistrados de la sala se remiten al pronunciamiento del ministerio público señalando que si bien es cierto que del atestado y de las declaraciones de varios agentes "se presume la participación en daños a autobuses" de los conductores Miguel Ángel C.R., Francisco B.M. y José Luis Alonso Falcón a las 06.15 horas del 21 de mayo en la avenida de Andalucía, uno de los policías limita su testimonio a que los aludidos "cogían objetos y los lanzaban hacia los autobuses" sin llegar a dar por seguro que los proyectiles "alcanzaban o impactaban" en los vehículos.

"Sus declaraciones no son concluyentes", señala el tribunal argumentando que aunque los agentes "no pudieron concretar" los daños o los autobuses afectados o si los objetos lanzados por estas tres personas "plenamente identificadas" impactaban realmente en los autobuses de Tussam que circulaban por la avenida de Andalucía. Uno de los agentes interrogados, manifestaba, de hecho, que "no puede identificar en concreto a los vehículos porque eran muchos los que salían de las cocheras", admitiendo que "no todos los lanzamientos pueden identificarlos como impactos".