Un adolescente aragonés de trece años de edad, el piloto español más joven de la Real Fuerza Aérea británica

Carlos Lorente cumplió en 2008 su sueño de volar al mando de una aeronave de la RAF con el undécimo Escuadrón de Experiencias Aéreas

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Un adolescente aragonés de trece años de edad, Carlos Lorente, se ha convertido en el piloto español más joven de toda la Real Fuerza Aérea británica (RAF, por sus siglas en inglés) gracias al programa 'Fuerza Combinada de Cadetes' (CCF), impartido por el Ejército del Aire británico en la Escuela de Sedbergh, en el norte de Inglaterra, según informa la revista 'Avión Revue' en un reportaje recogido por Europa Press.

Bajo el título 'Un español en la Royal Air Force', la revista especializada en aeronáutica narra la experiencia del joven 'cadete' español en la aviación militar británica y el "sueño" que hizo realidad en noviembre de 2008 cuando tuvo su 'bautismo aéreo' pilotando una avioneta Grob 115 'Tutor' del undécimo Escuadrón de 'Experiencias Aéreas' de la RAF.

El colegio en la que Lorente estudia con otros chavales de su edad (Schedbergh School, fundado en 1524) es uno de los centros educativos británicos que participan en los programas de entrenamiento de cadetes de los tres ejércitos de Reino Unido. Los orígenes de este tipo de centros se remontan a 1859 cuando escuelas como Eton y Harrow comenzaron a formar unidades compuestas por niños como parte de la reserva nacional para poder contrarrestar, llegado el caso, una amenaza desde el extranjero.

En la actualidad, Reino Unido cuenta con 260 escuelas en las que se forman los contingentes de los Cuerpos de Cadetes de la Real Fuerza Aérea británica, algunos de los cuales tienen más de un siglo de historia. La mayoría de los centros son escuelas públicas, independientes entre sí y vinculadas mediante el correspondiente acuerdo con el Ministerio de Defensa británico.

El joven aviador español en la RAF realiza, al igual que sus compañeros pilotos adolescentes, unos diez vuelos cada año de unos 45 minutos de duración, dependiendo de las condiciones meteorológicas y siempre apoyados por un instructor que se encarga de las maniobras de despegue y de aterrizaje.

El propio Lorente explica a la revista que ha hecho pública su experiencia en la RAF que la primera experiencia con la aeronave que maneja fue estupenda porque al ser un avión acrobático pudo ver cómo se comporta en maniobras como los 'looping' o los 'túneles'. Cuando culmine su formación como cadete aéreo, Lorente recibirá las alas que representan a la Real Fuerza Aérea británica y una licencia de piloto privado.