Un testigo vio al árbitro conducir temerariamente antes del accidente que provocó la muerte a dos pasajeros

SANTANDER, 7 (EUROPA PRESS)

Un conductor vio al árbitro acusado de homicidio imprudente conducir "a gran velocidad y de forma temeraria" antes del accidente que en el año 2006 provocó la muerte a dos de los pasajeros que viajaban en la parte trasera del vehículo y salieron despedidos tras dar el automóvil dos vueltas de campana en las marismas de Alday.

Así lo ha manifestado este testigo, que fue adelantado por el acusado, durante su declaración en el juicio que ha comenzado hoy y que ha sido suspendido a petición de la defensa, que considera necesaria una declaración forense sobre el estado psicológico del acusado que no ha podido celebrarse hoy.

El acusado, Adrián G.B. ha insistido en que no recuerda los hechos que sucedieron esa noche, a partir del momento en que dejó a dos compañeros mientras los fallecidos se encontraban en su vehículo y el momento en que despertó, al día siguiente. La defensa reclama su libre absolución.

Además, el mismo conductor relató que el árbitro, que se enfrenta a penas de entre cuatro y seis años de prisión, no confirmó el número de ocupantes del vehículo (cuatro en total, con el acompañante y los dos fallecidos, de 19 y 26 años de edad).

Uno de los agentes de la Guardia Civil que intervino esa noche corroboró esa versión, asegurando que ante sus preguntas, el acusado sólo habló de su copiloto, pero no de los otros pasajeros, cuyos cuerpos no fueron encontrados hasta el día siguiente.

(seguirá ampliación)