Un tribunal francés dice que "Bodies" es indecente y la clausura

PARÍS (Reuters) - Una exhibición de cadáveres humanos, que ha viajado por todo el mundo y ha recibido millones de visitantes, es indecente y debe cerrarse, ordenó el martes un tribunal francés.

La decisión se basa en una nueva ley que regula el protocolo de actuación con los fallecidos y podría forzar a todos los museos franceses a retirar cadáveres o esqueletos de sus expositores.

En "Our Body", varios cadáveres han sido diseccionados para revelar el funcionamiento interno del cuerpo.

Los grupos de derechos humanos franceses condenaron la iniciativa, repitiendo las acusaciones de exposiciones previas de que los cadáveres no identificados podrían haber sido víctimas de ejecuciones chinas.

Dos grupos llevaron a los organizadores al tribunal y en una sentencia conocida el martes, la juez Louis-Marie Raingeard dijo que la muestra denigraba el cuerpo humano, sin entrar en el origen de los cadáveres.

"La ley dice que un cadáver debería estar en un cementerio", dijo la juez, dando a los organizadores 24 horas para cerrar la exposición o hacer frente a una multa de 20.000 euros por cada día que no cumplan la orden.

Algunos de los cadáveres tienen cortes transversales limpios, otros son exhibidos en diferentes grados de disección.

La juez dijo que los cadáveres deberían ser entregados a las autoridades bajo la amenaza de una multa de 50.000 euros al día.

La exposición francesa fue montada por el empresario Pascal Bernardin, quien dijo que apelaría la decisión.

"Estoy perplejo por esta decisión", dijo Bernardin.

"Aquí no hay falta de respeto por los muertos. No es una muestra de arte, es una muestra anatómica educativa", agregó.

Los cadáveres en exposición están conservados mediante una conservación polimérica, un largo proceso que reemplaza todos los fluidos corporales con polímeros para crear especímenes inodoros y de larga duración.

La juez usó una ley de diciembre de 2008 para prohibir la muestra, pero Bernardin dijo que la ley establecía un protocolo para que familias y autoridades depositaran correctamente los cadáveres y no debería aplicarse a las exhibiciones de ciencias.

"¿Qué va a pasar con todos los cadáveres mostrados en numerosos museos en toda Francia? Van a tener que eliminar todos los cadáveres en exposición?", declaró, planteando la perspectiva de que las momias egipcias tengan que ser retiradas de la vista.

Numerosas versiones de la exposición han recibido unos 30 millones de visitas en todo el mundo y el de París ha atraído a un flujo constante de visitantes - impertérritos por los 15,5 euros de la entrada - inusualmente altos para una exhibición en la capital francesa.

"Creo que es bueno mostrar esto a la gente. Te da una visión totalmente diferente del cuerpo humano. Es verdad que es un poco impactante, pero es la realidad. Demuestra que todos somos iguales", dijo Nathalie Bernard, una turista francesa.

La exposición tenía previsto permanecer en París hasta el 10 de mayo antes de trasladarla a otro recinto justo fuera de la capital.