Yak.- La Audiencia juzga desde hoy a tres militares por los errores en la identificación de los cadáveres

El general Navarro y dos oficiales se enfrentan a entre tres y seis años de cárcel por un delito de falsedad en documento oficial MADRID, 24 (EUROPA PRESS) La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará desde hoy y hasta el 3 de abril al general y los dos oficiales que llevaron a cabo la repatriación de los 62 militares españoles que fallecieron el 26 de mayo de 2003 tras el accidente del Yakovlev-42, a causa de los errores que se produjeron en la identificación de 30 cuerpos. El teniente fiscal de este órgano, Fernando Burgos, pide al tribunal, presidido por el presidente de la Sala de lo Penal, Javier Gómez Bermúdez, que condene a cinco años de prisión al general médico Vicente Navarro, que se encargó de elaborar la lista de los 62 fallecidos; y a cuatro años y medio a los dos médicos que redactaron los informes de necropsia, el comandante José Ramírez y el capitán Miguel Sáez. A todos ellos les acusa de un delito de falsedad en documento oficial. Por su parte, la Asociación de Familias Afectadas por el Accidente del Yak-42 y otros dos grupos de allegados a los fallecidos piden seis años de cárcel para cada uno de los acusados, mientras que otras dos acusaciones particulares reclaman penas de prisión de tres años. En la causa también está personada la Abogacía del Estado, que solicita que no se condene al Estado como responsable civil subsidiario. Además, la Fiscalía solicita que Navarro y los otros dos oficiales sean inhabilitados durante cinco y cuatro años, respectivamente, y que además se les condene a pagar sendas multas de 30.000 y 24.000 euros. Las familias elevan estas cantidades a 60.000 y 48.000 euros, respectivamente. De igual forma, el fiscal solicita que el Estado indemnice con 25.000 euros a cada uno de los cónyuges, padres e hijos de los 30 militares que fueron identificados de forma errónea, mientras que las familias piden otros 6.000 euros para los hermanos de las víctimas. "ASIGNARON 30 IDENTIDADES" En su escrito provisional de acusación, Burgos relata que tras el accidente, que se produjo en las proximidades del aeropuerto de Trabzon (Turquía) cuando el contingente volvía de una misión en Afganistán, los tres acusados examinaron los restos mortales de los soldados, que estaban guardados en bolsas, y llegaron a "la razonable certeza de la identidad de 32 cadáveres por los signos externos constatados y no destruidos o quemados". Según el fiscal, las 62 bolsas fueron entregadas al general del Ejército del Aire José Antonio Beltrán, apartado de la causa al ser imputado únicamente por las familias, y al general Navarro, que "asignó identificaciones a cada uno de ellos elaborando una lista en la que se hacía constar la identidad correspondiente a todos y cada uno de los cadáveres recibidos en sus respectivos recipientes". Con estos nombres, los cadáveres llegaron el 28 de mayo de 2003 a la base de Torrejón de Ardoz (Madrid), donde Ramírez y Sáez realizaron un informe de necropsia de cada uno de los fallecidos de acuerdo con las anotaciones que habían tomado en el depósito de Turquía. En noviembre de 2004, la Audiencia Nacional ordenó la exhumación de los restos mortales de 21 fallecidos, a los que se practicaron pruebas de ADN junto a las cenizas de otras siete víctimas que habían sido incineradas. Otras dos familias las habían esparcido pensando que correspondían a las de sus seres queridos. UNA VEINTENA DE TESTIGOS Durante el juicio comparecerán una veintena de testigos, entre los que se encuentran el teniente general Félix Sanz Roldán, jefe del Estado Mayor de la Defensa que dirigió las investigaciones sobre las identificaciones y la posterior exhumación de los cadáveres; el teniente general José Antonio Beltrán, coordinador de las operaciones de identificación y repatriación de las víctimas del accidente; y el entonces cónsul en Estambul, Raimundo Ezquerra. El tribunal rechazó las declaraciones del ex presidente del Gobierno José María Aznar, de los ex ministros de Defensa Federico Trillo y José Bono, y de otros altos mandos militares, al entender que sus testimonios "no son útiles para el fin del proceso".