Cerca de 300 agentes de Policía Local participarán en el dispositivo de seguridad de la Santa Faz

ALICANTE, 20 (EUROPA PRESS)

Casi 300 agentes de la Policía Local de Alicante velarán por la seguridad en la tradicional romería de la Santa Faz, que se celebrará el próximo jueves, 23 de abril, y en la que está previsto que participen entre 200.000 y 250.000 personas.

La concejal de Fiestas, Marta García-Romeu, el concejal de Atención Urbana, Andrés Llorens, y el delegado de Seguridad y Tráfico, Pablo Suárez, dieron hoy a conocer los pormenores del dispositivo de seguridad de la romería.

Pablo Suárez explicó que en el dispositivo participarán 297 agentes, de los cuales 155 agentes en el turno de 6.00 a 14.00 horas; 105 en el segundo turno, de 14.00 a 22.00 horas; y 37 en el turno nocturno.

Además, Protección Civil montará un servicio de 7.00 a 22.00 horas con dos ambulancias, una carpa hospital, un médico y un enfermero, auxiliados por seis socorristas, todos ellos en el punto de coordinación situado a la entrada de Santa Faz. De igual modo, también establecerá un puesto de socorro en la 'paraeta' de la avenida de Dénia, que estará atendido por un médico y un enfermero, auxiliados por seis socorristas y una ambulancia.

Estos dos puntos se completarán con seis vehículos que patrullarán todo el recorrido y más de 60 voluntarios que estarán desplegados por todo el caserío y en las zonas de afluencia de público.

También, según añadió, habrá un puesto de Cruz Roja en la plaza de San Diego, que estará atendido por dos enfermeros, una ambulancia y 16 voluntarios. Durante la misa, Protección Civil, con siete parejas de socorristas y cuatro de Cruz Roja, se hará cargo de las incidencias que puedan surgir.

Por su parte, durante los días 23, 24, 25 y 26 de abril, los bomberos prestarán un servicio preventivo, de acuerdo con el Plan de Emergencia y Evacuación de la Romería de Santa Faz, que contempla la participación de un mando y cinco bomberos, una bomba urbana pesada y una carpa en el centro de coordinación.

ROMERÍA

A las 8.00 horas del próximo jueves la comitiva oficial, encabezada por las autoridades civiles y religiosas, saldrá la puerta negra de la Concatedral de San Nicolás, desde donde partirá hacia el monasterio, a 6,5 kilómetros de distancia. Antes de iniciar la marcha, el Ayuntamiento repartirá 11.000 cañas con romero para los peregrinos.

Este año, con motivo de las obras de la avenida de Dénia, la comitiva oficial pasará por los pasos subterráneos de la avenida, a la altura de Jesuitas y del enlace con la autovía, mientras que el resto del recorrido se realizará como en años anteriores.

Durante el trayecto, el Ayuntamiento de Alicante celebrará la tradicional 'paraeta' --un alto en el camino--, donde se repartirán 1.800 kilogramos de rollitos de anís y 1.500 litros de mistela. Con motivo de la celebración, también se han realizado 11.000 chapas que se puedan recoger desde este momento en la Casa de la Festa y en la Concejalía de Fiestas.

A las 10.00 horas aproximadamente, el concejal de Atención Urbana, Andrés Llorens, a quien le ha correspondido este año la responsabilidad, abrirá el camarín y se trasladará la Santa Faz al altar. Tras la misa, este año no se celebrará el tradicional almuerzo, por decisión de la alcaldesa, Sonia Castedo, con motivo de la crisis, para reducir costes en fastos. No obstante, la corporación visitará el Centro de San Rafael, donde habitualmente se celebraba el almuerzo, según indicó la edil.

Por su parte, el concejal de Atención Urbana, Andrés Llorens, resaltó que 150 operarios de Inusa y 45 equipos mecánicos trabajarán durante toda la jornada de la romería para mantener el recorrido en buenas condiciones. No obstante, desde hoy mismo, 18 operarios están trabajando en la zona e instalando parte de los 170 contenedores de residuos que se instalarán en el recorrido y también en los aledaños del monasterio.

Igualmente, se instalarán vallas de protección de dos metros de altura en la zona de la canalización del Juncaret. Según Llorens, al ir a instalarlas, los trabajadores municipales han descubierto que han robado 600 metros lineales de guardarraíles, por lo que se ha tenido que "subsanar este contratiempo" y vallarlo con el fin de evitar caídas o accidentes.