Denunciadas 31 personas por organizar combates con réplicas de armas en un paraje natural de Tierra Estella

PAMPLONA, 8 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Policía Foral han denunciado a 31 personas por participar en combates simulados con réplicas de armas de fuego reales en un paraje natural de Tierra Estella. Los denunciados ni tenían autorización para realizar está actividad lúdica en un medio natural ni tenían la licencia necesaria para usar las imitaciones de las armas.

Los hechos sucedieron el pasado sábado, 4 de abril, cuando un grupo de investigación de Medio Ambiente de la Policía Foral estableció un dispositivo de control en una zona comunal de Tierra Estella, donde ya sospechaban de que se podían estar desarrollando este tipo de actividades. Las investigaciones que han desencadenado esta operación se iniciaron a mediados de febrero, según informó el Gobierno de Navarra en un comunicado.

Sobre las 10 horas los agentes localizaron cerca de una veintena de turismos estacionados en una zona próxima a un camino de concentración parcelaria. En las inmediaciones, de manera diseminada, localizaron a un grupo de 31 personas ataviadas con uniformes militares, imitaciones de armas reales y escenificando una contienda militar.

Los agentes identificaron a todas las personas que se encontraban en el lugar y, tras realizar las comprobaciones pertinentes, verificaron que carecían de autorización alguna para desarrollar esta actividad. Entre los denunciados se encuentran tanto vecinos de Navarra como de otras provincias cercanas como Guipúzcoa, Álava y Burgos.

La Policía Foral ha tramitado 32 denuncias por incumplir el reglamento de armas de la Comunidad Foral que prohíbe usar y exhibir una réplica o arma simulada fuera del domicilio. Además, se han requisado 37 réplicas de armas largas y cortas que han sido entregadas a la Intervención de Armas de la Guardia Civil, en Pamplona.

La denuncia sobre el uso del medio natural sin autorización se ha remitido al departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, que se encargará de tramitar el expediente.

La actividad que practicaban los denunciados recibe el nombre de 'Airsoft' y está basado en una simulación militar que surgió en Japón en los años 80 y pronto se extendió a Estados Unidos. Actualmente se practica en numerosos países del mundo.

Esta actividad se basa en la simulación de combates usando réplicas de armas reales, que disparan pequeñas bolas de plástico de 6 u 8 mm. Se desarrollan en escenarios de juego similares a los de una guerra real, con equipamiento de radiocomunicación, visores nocturnos, linternas adaptadas, punteros láser, bolas trazadoras e indumentaria militar. Aunque no existe una indumentaria concreta, cada equipo prefiere equiparse uniformemente.