El CGPJ califica de leve la falta de una juez de Barcelona que amenazó a agentes en un control de alcoholemia

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) considera falta leve la actuación de la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona al amenazar a los Mossos d'Escuadra que le obligaron a soplar en un control de tráfico el pasado mes de octubre. Las actuaciones serán remitidas al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que es el que debe decidir en última instancia si procede imponerle una sanción. Según el CGPJ, los hechos podrían ser calificados indiciariamente como una posible desatención y desconsideración hacia los Mossos d`Esquadra, lo que constituiría una falta leve prevista en el artículo 419.2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. El pasado mes de noviembre, la presidenta del TSJC, Maria Eugenia Alegret, ordenó a los Mossos que trasladaran al CGPJ su investigación sobre la juez de Barcelona, para determinar si amenazó a los agentes que la obligaron a soplar en un control de tráfico e incurrió con ello en una infracción de carácter disciplinario. Mediante una comunicación enviada por los Mossos a través de Internet, la presidenta del TSJC tuvo constancia de la conducta irregular que tuvo la magistrada sobre las 3.30 horas del 9 de octubre, cuando fue parada en un control rutinario de la carretera C-16 a la altura de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), avanzó hoy 'El Mundo'. Cuando los agentes le pidieron que realizara la prueba de la alcoholemia, la magistrada se negó alegando, en actitud chulesca, que era juez, que volvía de trabajar, que estaba muy cansada y que la dejasen pasar. Según el informe policial, "se dirigió de manera y tono amenazante" a los agentes, con frases como "Yo por ustedes me salto muchas veces el procedimiento y a partir de ahora no voy a creer nada de sus historias", "Estoy deseando que los de tráfico de Sabadell pasen por mi juzgado" y "Todos trabajamos en lo mismo, soy juez, ¿por qué no me deja ir?". Finalmente, accedió a hacer la prueba y dio un resultado de 0,48 miligramos por litro de aire espirado, por lo que deberá pagar una multa y se le retirarán varios puntos del carné de conducir.