Embalse de Javarella de la A-23 en Huesca, por 25,6 millones

HUESCA, 2 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Fomento ha adjudicado a la empresa Dragados las obras del tramo Lanave-Embalse de Jabarrella, perteneciente a la autovía Mudéjar, A-23, en la provincia de Huesca. El presupuesto de adjudicación asciende a 25.680.734,52 euros.

Este itinerario constituye la comunicación con la Hoya de Huesca y Zaragoza de las comarcas del Serrablo y la Jacetania, con un gran empuje del sector turístico fruto de su situación en el Pirineo y un sector industrial y de servicios polarizado en Sabiñánigo, proporcionando la vía de intercambio de mercancías.

El proyecto tiene por objeto la mejora de la comunicación de la zona sur del Serrabio con el resto de la comarca y con la Jacetania, permitiendo además el tráfico puramente local a través de la actual N-330, que se conserva íntegramente como vía de servicio.

El inicio del tramo de la nueva autovía se sitúa a unos 550 metros al sur del núcleo de Lanave, perteneciente al término municipal de Sabiñánigo, en el que se desarrolla todo el tramo.

Este primer enlace es de tipología diamante con dos pesas y permite la conexión de la autovía con la N-330, convertida en vía de servicio, y dos caminos agrícolas.

El tramo discurre hasta el punto kilométrico 2,300 por el oeste de la carretera N-330 cruzando a continuación sobre la N-330 hasta situarse al este de la misma para introducirse en una zona de relieve más accidentado. En el punto kilométrico 3,200 se sitúa el enlace de Ipiés, que es de la misma tipología que el de Lanave.

El proyecto incluye cuatro tramos de reposición de la carretera N-330 que se ven afectados de diferente manera: los dos primeros para adecuarse al trazado de la autovía y a la situación más conveniente de las glorietas del enlace de Lanave, el tercero para no afectar al canal en el entorno del punto kilométrico 4,700, y el último, por la necesidad de respetar con el trazado de la autovía las edificaciones de la denominada Pardina de Centenero.