Familiares de dos jóvenes atropellados en Mérida en 2004 tachan de "vergüenza" la sentencia contra el conductor

MÉRIDA, 20 (EUROPA PRESS)

Familiares de dos muchachos --de 16 y 17 años-- que murieron atropellados en un puente de Mérida en el año 2004 calificaron hoy de "auténtica vergüenza" y de "burla" la sentencia contra el conductor del vehículo que los atropelló, quien ha sido condenado a una multa de 600 euros y a un año y nueve meses de prisión por un delito de omisión del deber de socorro.

La sentencia, dictada por la Audiencia Provincial de Badajoz con fecha del pasado 23 de marzo, considera al conductor del turismo como "responsable de dos faltas de imprudencia leve" por las cuales le condena a una multa de diez euros diarios durante dos meses --que suman 600 euros-- y privación del derecho de conducir durante un año.

Además, mantiene la condena a 1 año y 9 meses de prisión por omisión del deber de socorro que ya figuraba en una sentencia anterior, dictada por un juzgado de Mérida en julio de 2008, y contra la que presentó un recurso de apelación la defensa del conductor, Miguel Antonio Benítez Lobato.

Sin embargo, como la Audiencia de Badajoz revoca la sentencia anterior, queda finalmente eliminada la condena a tres años de prisión por homicidio imprudente que había establecido en su día el juzgado emeritense.

La familia de los fallecidos convocó hoy una rueda de prensa en Mérida para mostrar su rechazo a la sentencia de la Audiencia de Badajoz, toda vez que el acusado, a diferencia de lo que ocurría con el primer fallo, ya no irá a prisión al no sumar el tiempo mínimo necesario de condena para ingreso efectivo en prisión.

Ante este fallo, la representación legal de los familiares de las víctimas estudia la posibilidad de presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, a pesar de las dificultades que ello conlleva.

CONSTERNACIÓN

La sentencia última fue dada a conocer por la madre de Manuel Linde, uno de los chicos que falleció en el atropello, Ana Collado, acompañado por el hermano Miguel Ángel Malpartida, el otro fallecido.

La madre señaló que la nueva sentencia ha "consternado" a los familiares. Según explicó, no entienden "cómo es posible que por un lado los juzgadores no aprecien que con que lo que colisiona el acusado es una persona y por otro lado admitan que hay omisión del deber de socorro".

Collado explicó que el fallo se fundamenta en "una única testigo que se contradice ya que en su primera declaración de 2004 dijo que el puente estaba iluminado y con buena visibilidad y sin embargo en el juicio se retracta, alegando que estaba oscuro".

Este hecho, continúa la madre del fallecido, "hizo que --en el juicio-- tuvieran que darle a leer su primera declaración, la cual ratificó, por tanto sí estaba iluminado y con buena visibilidad", de modo que incurrió, según la familia de los fallecidos, en contradicción.

((Seguirá ampliación))