Fiscalía de Valladolid pide 4 años para un joven por un accidente de tráfico que se cobró cuatro vidas

Circulaba a 135 kilómetros por hora y entró en una curva en la que la velocidad estaba limitada a 50 VALLADOLID, 24 (EUROPA PRESS) El Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid inició hoy el juicio contra el joven Pedro L.M.M, a quien inicialmente el Ministerio Fiscal solicita una pena de cuatro años de prisión por un accidente de tráfico registrado en junio de 2006 en la carretera CL-602 que une Olmedo con Medina del Campo, dentro del término de Pozal de Gallinas, y a resultas del cual perdieron la vida cuatro personas y una quinta quedó gravemente herida. Con carácter provisional, las acusaciones pública y particular califican los hechos como un delito contra la seguridad del tráfico en concurso con cuatro delitos de homicidio por imprudencia grave y otro delito de lesiones por imprudencia grave, por los que solicitan la referida pena privativa de libertad y el pago de las indemnizaciones correspondientes, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas. Los hechos se produjeron sobre las 14.54 horas del domingo día 4 de junio a la altura del kilómetro 58,500 de la carretera CL-602, que une Olmedo con Medina del Campo, en la incorporación a la autovía A-6, donde se produjo una colisión frontolateral entre dos turismos, un Citroën Xsara con placas de matrícula 2963 BSD, en el que viajaban las víctimas, el matrimonio compuesto por E.P.M. y M.C.S.M, de 62 y 60 años, respectivamente; su hijo, R.P.S, de 30, y la novia de éste, E.M.S, de 28, y un Ford Focus con matrícula 6570 DZR que conducía el imputado, Pedro L.M.M, que contaba entonces con 20 años y que resultó herido. Además, una quinta persona, una mujer de 35, M.I.P.S, ocupante del primero de ambos turismos e hija del matrimonio y del joven fallecido, quedó también malherida. En su declaración, el joven, que no pudo reprimir el llanto en determinados momentos, reconoció que circulaba a más velocidad de la permitida pero alegó en su descargo que ese día se encontraba nervioso por motivos personales--tenía problemas con su novia--y apenas se encontraba familiarizado con su turismo, que había comprado no hacía mucho puesto que se había sacado el carné un año antes. Así, sólo recuerda que entró en la curva y no pudo controlar el coche. El informe de la Guardia Civil establece que el accidente se produjo cuando el imputado circulaba a 135 kilómetros por hora y entró en una curva en la que no se podían superar los 50 kilómetros hora. El juicio no pudo quedar concluido ante la incomparecencia de varios agentes de la Guardia Civil, de ahí que el juez acordara fijar su continuación para el próximo día 20 de abril.