Tráfico.- Dos fallecidos y 18 heridos, tres de ellos graves, en las carreteras murcianas durante este fin de semana

MURCIA, 9 (EUROPA PRESS) Un total de dos fallecidos y 18 heridos, tres de ellos de carácter grave y 15 leves, es el balance de los nueve accidentes de circulación ocurridos durante el pasado fin de semana; esto es, desde las 15.00 horas del pasado viernes hasta las 00.00 horas del domingo, en las carreteras de la Región de Murcia, según informaron a Europa Press fuentes de la Jefatura de Tráfico. El único accidente mortal tuvo lugar ayer a las 15.15 horas en el kilómetro 0,100 de la vía de servicio B-14 que transcurre paralela al canal del Taibilla, en el municipio de Ojós. El turismo, un Mercedes C-220, se salió e la vía por el margen izquierdo y cayó al trasvase, donde quedó sumergido boca abajo y sus dos ocupantes, de 30 y 33 años, quienes no hacían uso del cinturon de seguridad, resultaron fallecidos. La Guardia Civil y las policías locales realizaron un total de 1.006 pruebas de alcoholemia, de las que 50 dieron positivo, por lo que el porcentaje de alcoholemia en vías interurbanas fue del 3,41 por ciento, superior al registrado el pasado fin de semana (3,03). En cuanto a las causas probables de siniestralidad, se debieron a la distracción (3), invadir la parte izquierda de la vía (3), la somnolencia (1), no mantener la distancia de seguridad (1), y velocidad inadecuada (1). Por otro lado, recordar que hoy, un hombre, identificado como J.A.F.R., de 61 años, resultó herido grave hoy en el kilómetro 3,500 de la carretera CT-32, en el término municipal de Cartagena, cuando, por causas que desconocen, el turismo que conducía se salió de la vía por el margen izquierdo, volcando a continuación. BALANCE. En comparación con el mismo fin de semana del pasado año, en 2009 descendió en un 52,63 por ciento el número de accidentes, pasando de 19 a diez, mientras que se registraron las mismas víctimas mortales (dos), los heridos graves aumentaron, al pasar de uno a tres, y el número de heridos leves pasó de 36 a 15 en 2009, lo que supone un descenso del 58,33 por ciento. En relación a las pruebas de alcoholemia, pasaron de 1.525 a 1.006, resultando positivas en 2008 el 4,16 por ciento; cifra que aumentó un 18,02 por ciento este año, que se situó en un 3,41 por ciento.