Tres amigos rescatan a los conductores de dos turismos que cayeron a una zanja inundada, de cuatro metros, en Murcia

MURCIA, 30 (EUROPA PRESS) Tres amigos rescataron anoche a los conductores de dos turismos que cayeron a una zanja de cuatro metros de profundidad, que estaba completamente inundada de agua a consecuencia de la lluvia, según relató a Europa Press uno de los protagonistas, un joven de 21 años. Los hechos ocurrieron sobre las 21.30 horas, en el Paseo Florencia, detrás del hospital Mesa del Castillo de Murcia. El joven explicó a Europa Press que iban a casa de otro amigo cuando un Peugeot 206 que circulaba delante de su vehículo se precipitó a la zanja, quedando el conductor atrapado y el coche hundido dentro del agua. Uno de los jóvenes, de 26 años, no lo dudó y se lanzó a la zanja, que estaba llena de lodo y agua, logrando sacar al conductor tras forcejear con la puerta del turismo, y con ayuda de sus dos amigos. El hombre, de unos 55 años, salió ileso gracias a la rápida intervención de los tres jóvenes. Al parecer, la intensa lluvia había provocado el desbordamiento de una alcantarilla de la que salían aguas fecales, lo que causó que el Peugeot, al tomar la curva, perdiera el control y cayera a la zanja, llevándose por delante la valla protectora que había colocada. Apenas habían pasado unos minutos del rescate cuando otro turismo, concretamente un Opel Astra, patinó en el mismo lugar y acabó dentro de la misma zanja. En esta ocasión, los tres jóvenes gritaron al conductor que dejara las ventanillas abiertas, lo que facilitó poder sacarlo. La víctima, otro joven de aproximadamente la misma edad que sus rescatadores, también salió ileso. Al lugar acudieron bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento de Murcia, con cuatro efectivos y un vehículo auxiliar con material de achique, al ser requeridos ante la imposibilidad de la grúa de sacar los coches del foso. Fuentes de los bomberos confirmaron a Europa Press que se trataba de una zanja de obra de cuatro metros de profundidad, dos metros de ancho y 15 metros de largo, que estaba completamente llena de agua y los dos turismos en el fondo. Aunque lograron achicar toda el agua, la retirada de ambos vehículos no ofrecía seguridad, debido a lo inestable del terreno, por lo que decidieron dejarlos en la zanja. Probablemente, según las mismas fuentes, pasaran algunos días antes de poder sacar los vehículos con total garantía, de seguir las lluvias. Testigos presenciales confirmaron que, a las 17.00 horas de hoy, los dos coches seguían en el interior de la zanja, uno de ellos completamente cubierto de agua y el otro totalmente sumergido salvo la parte trasera, de la que se ve un trozo.