Tres años de cárcel por causar un accidente en el que murieron 2 personas al quedar atrapadas bajo un camión

El acusado invadió el carril contrario y chocó con el camión que, a su vez, impactó con otros dos coches, volcó y se incendió

SANTANDER, 13 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Cantabria ha confirmado una condena de tres años de cárcel y cinco de retirada del carné para el conductor de un turismo que en agosto del año 2004 provocó un accidente en la Autovía de la Meseta en el que murieron dos personas que quedaron atrapadas bajo un camión que tras volcar se incendió.

Según se explica en la sentencia, hecha pública hoy, el acusado, Isaac C.G., conducía a velocidad excesiva por un tramo en obras de la A-67 cuando invadió el carril contrario obligando a un camión que venía de frente a intentar esquivarle. Sin embargo, el coche llegó a impactar con el camión y éste chocó a su vez con otros dos vehículos, volcó sobre uno de ellos y se incendió.

El Juzgado de lo Penal número 4 de Santander ya acordó en julio del pasado año una condena de tres años de cárcel para el conductor del primer turismo, así como indemnizaciones para los padres de los dos fallecidos en el siniestro.

Pero el fallo fue recurrido tanto por el acusado como por la acusación particular y el resultado es que la Audiencia ratifica ahora la pena de prisión, le condena por dos delitos de homicidio por imprudencia grave y cuatro delitos de lesiones por imprudencia grave, y revisa ligeramente al alza las indemnizaciones.

Según se explica en la sentencia, los hechos ocurrieron poco antes de las nueve de la tarde del 1 de agosto de 2004 aproximadamente en el punto kilométrico 117,800 de la A-67, que se encontraba entonces en obras y tenía debidamente señalizadas las limitaciones y recomendaciones correspondientes, con un límite de velocidad a 80 kilómetros por hora y raya continua en el suelo.

Se trataba de un tramo de doble sentido de circulación, por el que el acusado conducía en dirección Palencia y el camión siniestrado en dirección Santander. Había además circulación densa.

La sentencia asegura que el acusado, a pesar de las señales y "al no prestar la debida atención y circular al menos a 100 km/h", en una curva invadió el carril contrario, por el que circulaba un camión articulado.

El conductor de este vehículo --al que tras el accidente se le ha reconocido una incapacidad laboral absoluta, ya que el estrés postraumático le impide ponerse de nuevo al volante-- intentó evitar el choque y para ello inició una maniobra evasiva llegando a circular por la cuneta de tierra.

Sin embargo, el coche llegó a impactar contra el lateral del camión, a la altura del depósito de combustible, provocando además la rotura de la rueda delantera izquierda y la pérdida del neumático posterior izquierdo. El camionero perdió entonces el control del vehículo e invadió el otro carril, por el que circulaban dos turismos en dirección Palencia con los que acabó chocando.

Así, el camión chocó primero con un coche en el que viajaban un matrimonio y sus tres hijas. La madre, que conducía el vehículo, logró evitar la colisión frontal, pero aun así su coche chocó lateralmente con el camión.

En cambio, el coche que circulaba detrás, en el que viajaban una mujer de 42 años y un hombre de 47, no pudo evitar impactar frontalmente contra uno de los laterales del camión, que volcó sobre el turismo, aplastándolo y arrastrándolo debajo varios metros, tras lo cual, el coche y el camión se incendiaron.

Murieron tanto la mujer, que conducía el turismo, como su acompañante, ambos solteros y que vivían con sus respectivos padres. Por su parte, los cinco ocupantes del otro coche sufrieron diversas lesiones (pero han renunciado a acciones civiles o penales por lo sucedido) y el conductor del camión, que logró salir de la cabina antes del incendio, tuvo múltiples contusiones y erosiones, además de un traumatismo craneal y un posterior trastorno mental que ha llevado al reconocimiento de su incapacidad laboral absoluta.

DAÑOS E INDEMNIZACIONES

A los daños personales se suman los sufridos por los vehículos y por la barrera de seguridad de la carretera (estos últimos valorados en 1.419 euros).

La compañía aseguradora del conductor condenado indemnizó ya antes del juicio a los padres de los dos fallecidos con algo más de 202.000 euros (45.500 para cada una de las madres y unos 55.800 para los padres, ya que ambos tenían reconocida minusvalía). En la sentencia de instancia se acordó además otros 5.272 euros más para estos dos últimos y el nuevo fallo de la Audiencia lo incrementa en otros 1.551 euros.

La Audiencia mantiene igual el resto de indemnizaciones, de forma que el acusado y su compañía deberán compensar con 1.419 euros al Ministerio de Fomento por los daños en la barrera de seguridad; y en otros 1.803 euros al dueño del camión (no era el conductor), ya que los daños del vehículo fueron cubiertos con anterioridad, salvo una franquicia por dicho importe. El conductor del camión fue indemnizado antes del juicio.

RECURSO

En el recurso de apelación el conductor condenado alegaba que no se había acreditado que condujera a velocidad excesiva, que se distrajese o que invadiera el carril contrario, sino que señalaba al camionero como responsable, a su entender, del choque. Por ello, pedía que le absolvieran o, en todo caso, que se le condenase sólo por faltas, no por delitos.

Sin embargo, la Audiencia responde que el informe de la Guardia Civil recoge varios datos objetivos que indican que fue el turismo del acusado el que invadió el carril contrario y, entre esos datos, cita por ejemplo el punto de inicio de las huellas de derrape, ya que las del coche comienzan en el carril contrario y las del camión tras el punto de colisión. Y en cuanto al exceso de velocidad, recalca que era lo que reflejaba el panel de control del coche tras el impacto.