Una niña de siete años conduce varios kilómetros el coche en el que murió su padre minutos antes en un accidente

NUEVA YORK, 27 (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero)

Una niña de siete años condujo durante varios kilómetros el coche en el que su padre había muerto minutos antes en un grave accidente en una carretera del estado de Nuevo México, en el suroeste de Estados Unidos.

La protagonista del suceso es Elizabeth Kazza, quien a pesar de su corta edad no dudó un segundo en ponerse al volante para buscar ayuda ya que en el coche siniestrado también se encontraba su hermano pequeño de tres años.

"Sabía que su padre había muerto y cogió el coche para buscar ayuda", afirmó el agente de la Policía estatal Jimmy Glascock al diario local 'Clovis News Journal'. "Tuvo mucho coraje, es sorprendente que alguien pueda conducir después de ocurrir lo que ocurrió", añadió.

El accidente tuvo lugar el sábado por la tarde en una carretera cerca de la localidad de Clovis, a cuatro horas de Albuquerque, cuando Guillermo Montes, de 40 años, perdió el control del vehículo y dio un par de vueltas de campana. Al parecer había bebido varias cervezas en el momento del siniestro.

Tras comprobar que su padre había fallecido Elizabeth condujo durante casi cuatro kilómetros en busca de ayuda hasta que se cruzó en la carretera con un motorista que vio a la pequeña al volante del coche siniestrado.