Un hombre camina 34 días para reunirse con su madre después de que le robasen

  • Pekín, 10 mar (EFE).- Un hombre caminó 34 días desde la norteña Mongolia Interior hasta la provincia central de Henan para reunirse con su madre de 70 años y celebrar el Año Nuevo Lunar, después de que le robasen su dinero en una estación de tren, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

Un hombre camina 34 días para reunirse con su madre después de que le robasen

Un hombre camina 34 días para reunirse con su madre después de que le robasen

Pekín, 10 mar (EFE).- Un hombre caminó 34 días desde la norteña Mongolia Interior hasta la provincia central de Henan para reunirse con su madre de 70 años y celebrar el Año Nuevo Lunar, después de que le robasen su dinero en una estación de tren, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

Li Haitao, de 30 años, recorrió los más de 800 kilómetros que separan Pekín de la ciudad de Zhengzhou, en la provincia de Henan, entre el pasado 3 de febrero y el 9 de marzo, pero no pudo llegar a tiempo para las celebraciones del Año Nuevo, que terminaron el pasado 9 de febrero.

Li descubrió que le habían robado 2.000 yuanes (230,47 euros, 292,39 dólares) de su cartera antes de comprar el billete de tren el 21 de enero en la estación de Baotou, en la región autónoma de Mongolia Interior, donde trabaja como soldador.

Su carné de identidad, su certificado de electricista y su teléfono móvil también fueron robados y, aunque denunció los hechos ante la policía, ésta no consiguió encontrar al ladrón.

La policía mandó a Li a la estación local de emergencia, donde le dieron un billete para viajar a Pekín el 1 de febrero.

"Llegué a Pekín el día 2 y la policía me volvió a mandar a otra estación de emergencia, pero allí sólo me dieron comida y alojamiento", añadió Li.

Ante esta situación, sólo permaneció un día en la capital y decidió emprender el viaje a casa caminando.

Para conseguir dinero para comprar comida Li relató que recogía y vendía botellas de agua de plástico. También dormía durante el día porque hacía mucho frío durante la noche con una sola sábana al aire libre.

Finalmente, llegó a Zhengzhou el lunes a las 8 de la mañana, allí la policía le dio un billete para que llegase a su casa en autobús, donde el conductor también le ofreció el billete gratis al enterarse de su historia.