EEUU rescata a un capitán de barco y mata a 3 piratas somalíes

MOGADISCIO (Reuters) - Los cuerpos especiales de la Marina de Estados Unidos han liberado al capitán de barco estadounidense Richard Phillips matando a tres de los piratas somalíes que le mantenían secuestrado en un bote salvavidas, una operación que podría provocar enfrentamientos más violentos en las aguas del país africano.

El Ejército señaló que la vida de Phillips corría peligro cuando los francotiradores de la Marina que iban a bordo de un destructor estadounidense decidieron disparar a los piratas y consiguieron liberarlo ileso. Tres de los cuatro piratas que le retenían desde hace cinco días murieron y un cuarto está bajo custodia.

Un comandante de la Marina tomó la decisión de disparar a los piratas porque creía que Phillips, que intentó escapar el viernes, se enfrentaba a un peligro inminente en medio de las tensas conversaciones con sus captores y el complicado estado del mar.

"Estaban apuntando los AK-47 al capitán", dijo el vice almirante William Gortney, jefe del Mando Central de la Marina de Estados Unidos, en un informe al Pentágono desde Bahréin.

"El comandante en la escena entendió que el capitán corría un peligro inminente y tomó entonces esa decisión (matar a los piratas) y tenía la autoridad para tomar esa decisión y tenía segundos para tomar esa decisión", agregó.

El presidente Barack Obama había aceptado la solicitud del Pentágono de tener la autoridad para utilizar la fuerza apropiada para salvar la vida del capitán, dijo Gortney.

La Quinta Flota de la Marina estadounidense en Bahréin señaló que el rescate fue a las 12:19 hora local (16:19 GMT) del domingo y que el bote salvavidas iba a la deriva a unos 32 kilómetros de la costa somalí.

Phillips, capitán del carguero de bandera estadounidense Maersk Alabama, ha contactado a su familia, recibido una revisión médica de rutina y estaba descansando a bordo del barco anfibio de asalto USS Boxer.

"Estamos absolutamente emocionados de enterarnos de que Richard está a salvo y que se reunirá con su familia", dijo el consejero delegado de Maersk Line, John Reinhart, en un comunicado.

Un sonriente Phillips aparecía en una fotografía publicada por el Ejército después de su rescate.

Por su parte, la tripulación del capitán secuestrado lanzó bengalas, izó una bandera estadounidense y saltó de júbilo ante la noticia del rescate. El barco se encuentra fondeado en el puerto de Mombasa, en Kenia.

Phillips, de 53 años, es el primer estadounidense que es capturado por una de las bandas de piratas que han invadido el transitado Golfo de Adén y el océano Indico.

Los piratas somalíes no tardaron en prometer vengarse de la operación del domingo, así como de un asalto militar francés para rescatar un yate el viernes, en que murieron dos piratas y tres fueron capturados.

"Los franceses y los estadounidenses se arrepentirán de haber comenzado esta matanza. Nosotros no matamos, sino que sólo tomamos rescates. Haremos algo a cualquiera que veamos como francés o estadounidense desde ahora", dijo a Reuters Hussein, un pirata, a través de un teléfono por satélite.