El Titanic vuelve a Southampton cien años después

El Titanic vuelve a Southampton cien años después

El Titanic vuelve a Southampton cien años después

LONDRES, 31 (EUROPA PRESS) El 15 de abril de 2012 se cumplirán cien años de una de las tragedias marítimas más famosas de la historia de la humanidad, el hundimiento del Titanic. Para conmemorar aquel accidente que se cobró la vida de 1.500 personas, la ciudad inglesa de donde zarpó el transatlántico, Southampton, inaugurará en esa fecha un museo interactivo. El hundimiento del Titanic durante su viaje inaugural el 15 de abril de 1912 provocó una gran conmoción en Southampton, puerto de donde partió el transatlántico y ciudad a la que pertenecían un total de 549 víctimas del naufragio. De esa tercera parte de los 1.500 fallecidos en la tragedia, sólo uno era un pasajero, el resto viajaban en la nave como tripulantes, entre camareros, marineros o fogoneros. El valor de la tripulación en el momento del naufragio se recuerda todavía en la ciudad británica con un sencillo monumento en uno de los parques de Southampton. Sin embargo, cuando en 2012 se cumpla el centenario del hundimiento del Titanic, la ciudad abrirá las puertas de un nuevo museo interactivo que pretende recordar e ilustrar la tragedia que tanta conmoción provocó en los ciudadanos, según informaciones de 'The Guardian'. "Southampton fue el hogar del Titanic, así que es de justicia que contemos su historia. El impacto de su hundimiento se sintió a lo largo del mundo, pero en ningún lugar como aquí", ha declarado el responsable de cultura y patrimonio del ayuntamiento de Southampton, John Hannides, que añade que este museo no pretende competir con Belfast, donde los muelels en los que se construyó el navío es lugar de visita obligatoria. En el museo interactivo se podrán ver hasta 4.000 objetos rescatados del desastre marítimo y que la ciudad ha ido recopilando a lo largo de muchos años, desde cartas personales al menú de alguna de las diez noches que navegó el Titanic, pasando por cubertería o vajilla. Si los planes de la ciudad se cumplen, los visitantes podrán entrar en los camarotes de primera clase que poseía el Titanic. Muchos de los ciudadanos de Southampton son descendientes de miembros de la tripulación del Titanic. La última superviviente, Milvina Dean, de 97 años, tenía sólo nueve semanas cuando su madre subió a uno de los botes salvavidas del navío, mientras su padre tuvo que quedarse en el transatlántico corriendo la misma suerte que otras 1.500 personas. Según el diario británico, Dean todavía vive cerca de la ciudad que vio partir al Titanic hacia el desastre.