Feijóo lamenta que el bipartito haga "lo que criticó" del anterior Gobierno en funciones y pide un "talante distinto"

Vuelve a pedir que se inicien "contactos" para el traspaso de poderes tras acreditarse como diputado con el fin de "servir" a Galicia SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 (EUROPA PRESS) El líder del PPdeG y futuro presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, lamentó hoy que "muchos responsables" del bipartito "se dediquen a hacer lo que criticaron" del anterior Gobierno en funciones --dirigido por Manuel Fraga-- y, tras censurar que aún no se hayan producido contactos para iniciar el traspaso de poderes, reclamó un "talante distinto" a los dirigentes de la actual Xunta. A preguntas de los periodistas sobre la conveniencia o no de que conselleiros en funciones sigan visitando y adjudicando obras, Feijóo lo reprobó y responsabilizó de ello al presidente del Ejecutivo gallego en funciones, Emilio Pérez Touriño, ya que supuso que estas actuaciones cuentan con su "consentimiento". En este sentido, opinó que el bipartito "no debería" adjudicar "decenas de millones" en obras públicas al estar en funciones porque, a su entender, esto "compromete" a la futura Xunta. Como otro ejemplo, también se refirió a que la Consellería de Política Territorial iniciase hoy el levantamiento de actas previas a la ocupación de terrenos afectados por la PO-531, que unirá Vilagarcía con Pontevedra, a pesar de que el PP ya mostró su disconformidad con este proyecto y anunció que revisaría el trazado al llegar al Gobierno gallego. INICIAR EL TRASPASO Respecto a este compromiso, el secretario general del PPdeG, Alfonso Rueda, aseguró que sigue "intacto" y que se hará efectivo en cuanto el nuevo Gobierno tome posesión. Por eso y para evitar un "conflicto jurídico", solicitó al bipartito en funciones que decrete la suspensión del levantamiento de actas porque lo contrario "puede complicar la toma de decisiones" del nuevo Gobierno. Aunque "con el mayor de los respetos", tanto Feijóo como su 'número dos' volvieron a pedir que el Ejecutivo actual "limite" sus actuaciones a cuestiones "inaplazables" y reiteraron la idoneidad de abordar cuanto antes el traspaso de poderes. "El objetivo no es gobernar antes de que los tiempos lo permitan formalmente sino poder empezar a hacerlo nada más tomar posesión", expuso Rueda en un comunicado, y también Feijóo compartió esta petición dada la actual situación de "extraordinaria dificultad económica". "A DISPOSICIÓN DÍA Y NOCHE" En base a este mismo razonamiento, el futuro jefe del Ejecutivo gallego consideró que "lo oportuno" sería iniciar las conversaciones entre "la Administración antigua y la nueva" para negociar la transferencia de poderes. Tras lamentar que el bipartito "haya decidido no hacerlo", insistió en la necesidad de que muden de opinión y, por esto, puso sus teléfonos "a disposición" de los actuales dirigentes de la Xunta "de día y de noche". Paralelamente, Feijóo continúa estudiando la configuración del futuro Ejecutivo autonómico bajo la filosofía de la "austeridad" y, así, volvió a comprometer "un gobierno más pequeño, pero coordinado". No obstante, rechazó concretar qué departamentos del actual organigrama va a eliminar para dar cumplimiento a su promesa electoral de reducir de trece a diez el número de consellerías y, al contrario, prefirió esperar a la constitución del Parlamento y al posterior debate de investidura. "GOBERNAR PARA TODOS" Al hilo de esto último, avanzó que solicitará el respaldo de la Cámara para convertirse en presidente de la Xunta con dos "circunstancias irrenunciables": por un lado, cumplir los compromisos del programa con el que el PPdeG concurrió a las elecciones y, por otro, "gobernar para todos". "No tengo otro objetivo que Galicia ni otro cometido que servir lealmente a los intereses generales de la comunidad", resumió, después de haberse acreditado como diputado electo en el registro de la Cámara gallega con "orgullo" y "honor". Esta será la segunda legislatura de Feijóo como parlamentario autonómico aunque, según reconoció él mismo, las circunstancias de este mandato son "distintas" al anterior. Así, recordó que, si en la pasada legislatura fue un diputado de oposición, en la que comenzará el próximo 1 de abril se presentará con el objetivo, además de ser "un digno diputado", de presidir el Gobierno gallego.