Gibraltar dice que cumple "a rajatabla" la normativa europea e internacional sobre trasvase de combustible en alta mar

CÁDIZ, 22 (EUROPA PRESS)

El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, garantizó hoy en Cádiz que Gibraltar "cumple completamente y a rajatabla" con "todas las normativas europeas e internacionales" sobre trasvase de combustible en alta mar, el conocido como 'bunkering'.

En declaraciones a los periodistas antes de pronunciar una conferencia en un acto organizado por el Foro de Cádiz, Caruana reconoció que el hecho de que el 'bunkering' se practique a través de gasolineras flotantes en el mar tiene "más riesgo" que haciéndose en tierra, afirmando que se trata de "un hecho indiscutible".

Según dijo, "es lógico" que este tipo de bunkering conlleve "más riesgo para el medio ambiente" puesto que las consecuencias medioambientales de un accidente de una de estas gasolineras flotantes "serían más importantes".

En cualquier caso, garantizó el absoluto cumplimiento de las normativas internacionales por parte de Gibraltar porque, en caso contrario, "tendría que consentirlo la comisión europea que vigila por el cumplimiento de las normas europeas" y también tendría que consentirlo Reino Unido, que "es responsable ante sus socios e instituciones europeas de cualquier incumplimiento en el que pudiera incurrir Gibraltar".

CÓDIGO DE PRÁCTICAS

En este sentido, abundó que "no es creíble" que Gibraltar "se salte a la torera" las normas europeas sobre 'bunkering' o cualquier otra actividad, puesto que "también implicaría pensar que tenemos capacidad para hacérselo tragar a Reino Unido y despistar permanentemente a la comisión de la UE para que haga la vista gorda y no tome las medidas de infracción correspondientes".

Asimismo, destacó que Gibraltar fue "el primer puerto europeo" en establecer un código de prácticas sobre el 'bunkering', contando con funcionarios "dedicados exclusivamente a supervisar todas y cada una de las operaciones de 'bunkering'" que se realizan en la zona.

Por ello, dijo que no puede garantizar que no pueda producirse un incidente, pero sí puede garantizar "que no hay incumplimiento en ninguna medida". Asimismo, destacó que todos los vertidos de fuel "importantes" ocurridos en la zona en la última década como consecuencia del 'bunkering' "no han procedido de nuestra parte".

Finalmente, señaló que Gibraltar no hace "uso político de lo que obviamente es un accidente" llamando a los responsables "terroristas ambientales" ni nada por el estilo, puesto que "hay que distinguir entre el análisis objetivo de los hechos" y el "prejuicio político y las ganas de criticar a Gibraltar porque nos separa un contencioso que se llama soberanía".