Los negociadores estadounidenses siguen trabajando para liberar al capitán secuestrado por piratas

NUEVA YORK, 10 (EUROPA PRESS)

Los negociadores a bordo del destructor estadounidense en el golfo de Adén continúan trabajando para liberar al capitán del buque 'Maersk Alabama', que fue capturado el pasado miércoles después de que un grupo de piratas, todos armados con fusiles de asalto AK-47, intentara secuestrar toda la embarcación.

Según informó hoy en un comunicado la compañía propietaria del buque, Maersk Line Ltd., la tripulación del destructor USS Bainbridge puede ver desde cubierta el bote salvavidas en el que los piratas mantienen secuestrado al capitán Richard Phillips, quien no ha resultado herido.

Phillips, a quien los piratas han dado provisiones y baterías para su radio, ha estado en contacto con las tripulaciones tanto del destructor como del barco que comandaba, explica el comunicado, citado por la CNN.

Los cuatro piratas que mantienen secuestrado a Phillips pertenecen al grupo que intentó capturar el 'Maersk Alabama' el miércoles, a cientos de millas de la costa somalí. Los 20 tripulantes del buque retomaron después el control de la nave, que transporta comida y ayuda alimentaria para Uganda y Somalia y que actualmente se dirige al puerto keniano de Mombasa, el más grande de todo el África oriental, su destino inicial.

En el comunicado, el portavoz de Maersk Line Ltd., Kevin Speers, reconoce que "ha habido muchas preguntas acerca de cómo la tripulación retomó el control del barco y cómo el capitán abandonó después el barco", pero no hace ninguna aclaración al respecto.

Sólo señala que su "objetivo inmediato es que la actual situación llegue a una solución" y que ya habrá tiempo para "hacer una revisión" de lo ocurrido realmente a bordo del buque "una vez que estén a salvo todas las partes".

AYUDA DEL FBI

Tanto la Casa Blanca como los Departamentos de Defensa y de Estado subrayaron ayer que la prioridad es conseguir la liberación, sano y salvo, del capitán del 'Maersk Alabama' y que no se escatimarán esfuerzos para lograrlo.

La Marina norteamericana, que está a cargo de la situación en el golfo de Adén, ha solicitado la ayuda del FBI para las negociaciones con los piratas. Los expertos de la Policía Federal en Estados Unidos están en permanente contacto con la tripulación del destructor, que llegó a la zona ayer, un día después del secuestro.

Al llegar el destructor, el 'Maersk Alabama' reanudó su viaje a Mombasa con un equipo de seguridad formado por 18 efectivos, según explicó Joseph Murphy, el padre de uno de los oficiales al mando del buque, que todavía no se sabe cuándo llegará.

Esta mañana, fuentes del Departamento de Defensa informaron a las cadenas de televisión CBS y CNN que el capitán del buque intentó escapar del bote salvavidas tirándose al mar, justo delante del destructor, pero que fue capturado de nuevo por los piratas.

Al parecer, Phillips se prestó voluntario a ir con los piratas como rehén con el fin de garantizar la seguridad de sus 20 compañeros cuando éstos recuperaron el control del barco pocas horas después del intento de secuestro.