Piden diez años de cárcel para los acusados de transportar a 76 inmigrantes, de los que uno murió, hasta Gran Canaria

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 22 (EUROPA PRESS) La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas celebrará mañana (11.00 horas) el juicio contra cuatro hombres acusados de presuntamente patronear en agosto de 2008 un cayuco hasta Mogán, al sur de Gran Canaria, con 76 inmigrantes a bordo, de los que dos resultaron ser menores de edad, y una de las personas falleció debido a las duras condiciones de la travesía. La Fiscalía ha solicitado imponer la pena de 10 años de cárcel para A.Y., y nueve años de cárcel para M.K., H.S. y A.U., todos ellos naturales de Guinea Conakry acusados de un presunto delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y otro supuesto delito de homicidio imprudente, según el escrito del Ministerio Público al que ha tenido acceso Europa Press. Según el fiscal, los cuatro acusados se valieron de sus conocimientos de navegación y, previo concierto para ello y con la intención de introducir clandestinamente ciudadanos extranjeros en territorio español, patronearon por la noche del día 5 de agosto del pasado año una embarcación desde las costas de Noadhibou en Mauritania hasta cinco millas náuticas de las costas del municipio de Mogán, donde fueron interceptados por la patrullera de la Guardia Civil Almirante Díaz Pimienta, llegando los inmigrantes en el buque Salvamar al Puerto de Arguineguín sobre las 11.45 horas del día 14 de agosto de 2008. Durante el trayecto los procesados se encargaron por turnos del motor, de la preparación y del reparto de la comida. Concretamente, según el Ministerio Público, el máximo responsable del cayuco y quien manejaba el GPS que portaban eran el acusado A.Y., a quien presuntamente ayudaron los demás acusados en las tareas de navegación. TUVIERON QUE TOMAR AGUA DE MAR Asimismo, durante la navegación se rompió el motor en dos ocasiones, de forma que como la embarcación no estaba pertrechada de víveres y agua para más de tres días, durante varios días los inmigrantes no tuvieron apenas que comer ni que beber, y tuvieron que tomar agua del mar para poder sobrevivir. Una vez arribados a puerto, como consecuencia de haber sufrido tales condiciones en el viaje, cinco inmigrantes tuvieron que ser ingresados en el Hospital insular de la capital. Uno de ellos falleció sobre las 19.35 horas del 14 de agosto de 2008 como consecuencia de una deshidratación sostenida marcada, que le originó como causa inmediata de la muerte una bronconeumonía. La referida embarcación empleada en las costas occidentales de África, concretamente en Gambia y Senegal, para la pesca de bajura, era totalmente inadecuada para el transporte de personas en una travesía desde el continente africano hasta las Islas Canarias, carecía de las mínimas condiciones de seguridad, de algún instrumento que sirviera para comunicarse con el exterior en caso de que fuera necesario, así como de chalecos salvavidas, añade la Fiscalía.