Rescatado un menor en Melilla tras ser arrastrado por olas de tres metros en los cortados de Aguadú

MELILLA, 29 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil de Melilla ha rescatado a un menor "en grave peligro de ahogamiento" después de que cayera al agua, fruto de un golpe de mar por olas de tres metros de altura, cuando se encontraba con unos amigos en los cortados de Aguadú, según informó hoy a Europa Press un portavoz de la 2006 Comandancia, quien subrayó que gracias a la rápida intervención del Grupo de Especialistas de Actividades Subacuáticas (GEAS) "se ha evitado un fatal desenlace"

La intervención se desarrolló en la costa de Aguadú, donde el joven de 17 años de edad se encontraba atrapado por olas de tres a cuatro metros de altura. Los agentes, que sufrieron un claro riesgo de volcar su embarcación desde el trayecto desde el puerto a Aguadú, optaron por lanzarle al menos un rosco salvavidas al que logró asirse y posteriormente realizar una maniobra de acercamiento.

"Aprovechando un golpe de mar, los efectivos del GEAS lograron izarlo a la embarcación con vida, procediendo a su estabilización y aseguramiento", explicó el portavoz policial, que señaló que en el mismo acto de su salvamento, al izarlo a la embarcación, el cabo de amarre del salvavidas se soltó por el envite del mar y se perdió, "lo que da una dimensión de la trágica situación vivida".

A la llegada a puerto con la embarcación, los servicios sanitarios previamente alertados atendieron al menor y lo trasladaron al Servicio de Urgencias donde recibió el alta médica con buen estado de salud. El joven presentaba síntomas de ansiedad y nerviosismo.

La víctima es un joven de 17 años de edad, natural y vecino de Melilla, que se encontraba en los cortados de Aguadú junto a unos amigos, en tierra, viendo cómo golpeaban las olas contra las rocas, cuando un golpe de mar lo tiró al agua.

Por tanto, el portavoz de la Guarda Civil pidió prudencia a los ciudadanos con el mar y recomendó no acercarse a zonas peligrosas cuando los temporales de levante golpean las rocas, como pueden ser en Melilla los cortados de Aguadú, la Boca del León o las escolleras del puerto o diques, "por el peligro que ello comporta para la integridad física de las personas".