Restos de un avión hallados en el sur de Chile son de un bombardero argentino

  • Santiago de Chile, 20 mar (EFE).- La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de Chile confirmó hoy que los restos del avión hallados en la región austral de Magallanes pertenecen a un bombardero de la Fuerza Aérea Argentina que desapareció en 1950 mientras volaba, con once tripulantes, entre Río Gallegos y Ushuaia.

Restos de un avión hallados en el sur de Chile son de un bombardero argentino

Restos de un avión hallados en el sur de Chile son de un bombardero argentino

Santiago de Chile, 20 mar (EFE).- La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de Chile confirmó hoy que los restos del avión hallados en la región austral de Magallanes pertenecen a un bombardero de la Fuerza Aérea Argentina que desapareció en 1950 mientras volaba, con once tripulantes, entre Río Gallegos y Ushuaia.

Los restos del aeroplano ya fueron avistados casualmente en 1983 por un grupo de montañeros de la Universidad de Magallanes, aunque el movimiento del ventisquero donde se ubicaban dejó ahora a la vista algunos elementos, como una rueda y una hélice, que permitieron su identificación.

Rodrigo Fuentes, un guía que acompañaba a un grupo de turistas australianos a bordo de un velero que se internó en el fiordo Parry, a orillas del estrecho de Magallanes, fue quien este jueves localizó los cascos del bombardero, junto al que también se encontraron restos óseos.

Se trata de un Avro Lancaster, muy utilizado en la Segunda Guerra Mundial por la Real Fuerza Aérea en tareas de bombardeo, o un Avro Lincoln, versión mejorada del modelo anterior, adaptado para vuelos de larga distancia.

Iván Siminic, investigador de la Academia de Guerra Aérea de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), explicó en declaraciones al diario La Prensa Austral, de Punta Arenas, que el 22 de mayo de 1950 el avión despegó de Río Gallegos junto a dos bombarderos más en una misión de entrenamiento.

En pleno vuelo las naves fueron sorprendidas por un súbito cambio de las condiciones climáticas que formó escarcha en sus fuselajes, lo que obligó a los pilotos a dar media vuelta y volver al punto de partida.

Sin embargo, agregó Siminic, el avión pilotado por el capitán Juan Bautista Mendioroz no pudo realizar la maniobra y se estrelló con un glaciar, lo que causó la muerte a sus once tripulantes.

El redescubrimiento será analizado por la DGAC y la FACH, que enviarán al lugar un equipo de expertos, para evaluar si los restos hallados aportan nuevos antecedentes a la investigación realizada en 1983.