Sucesos.- En la patera naufragada en Lanzarote viajaban niños de 1 a 15 años, según el Gobierno canario

ARRECIFE (LANZAROTE), 16 (EUROPA PRESS) La Consejería de Bienestar Social, Juventud y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirige Inés Rojas, asegura que en la patera naufragada en la costa de Teguise (Lanzarote) viajaban niños de 1 a 15 años de edad. El Foro Canario de la Inmigración, órgano consultivo del Ejecutivo regional que preside la consejera, expresó hoy en un comunicado su dolor por la muerte de los inmigrantes africanos que naufragaron ayer en la zona de la playa de Los Cocoteros, al noroeste de la isla. Ante la tragedia vivida en Lanzarote la tarde de ayer al volcar una patera con 30 inmigrantes a bordo, como así indicó unos de los supervivientes en tierra a la consejera de Bienestar Social, Juventud y Vivienda, Inés Rojas, de los que sólo han sobrevivido seis, el Foro Canario de la Inmigración "sólo puede expresar sus sentimientos de dolor y también de impotencia". "Sobran las palabras ante hechos de este tipo, que conmocionan aún más si cabe, cuando hablamos de niños de 1 a 15 años que viajaban en la embarcación", añadió la consejera, que destacó que "son muchas las vidas sesgadas, y con ellas la desaparición de personas con nombre y apellido, con historias, con ideales, con deseos". SUEÑOS "TRUNCADOS""Sus sueños, como los de las familias que les despidieron en la otra orilla, han quedado truncados", agregó Rojas, para quien "el sufrimiento originado por este acontecimiento responde al sufrimiento generalizado de una buena parte de las personas que en el continente cercano, desde hace mucho tiempo, carecen de lo mínimo y necesario para sobrevivir y son capaces, a pesar de las advertencias, de arriesgar sus vidas". Asimismo, planteó "si su pérdida puede servir de algo que sea para fortalecer la coordinación entre administraciones, instituciones y asociaciones de las dos orillas que permitan ir profundizando en caminos ya iniciados de colaboración generadores de trabajo y de protección en sus lugares de origen y para no dormirnos en los trabajos ya iniciados". Por último, abogó porque "una vez más aprendamos del dolor y no dejemos de poner los medios necesarios en el trabajo de la solidaridad internacional".