Tovar afirma que el SIVE, cuya instalación en la Región culmina en junio, "no solucionará el problema de las mafias"

En lo que va de año, han llegado cinco pateras a las playas de la Región, con 35 inmigrantes a bordo, entre ellos una mujer y un menor

MURCIA, 20 (EUROPA PRESS)

El delegado del Gobierno en Murcia, Rafael González Tovar, aseguró hoy que el Sistema de Vigilancia Integrado (SIVE) estará plenamente instalado en la Región en el mes de junio, aunque, a su juicio, esto "no solucionará los problemas que arrastran a los inmigrantes a coger una patera". "No es la panacea de solución, sino simplemente una herramienta más de las muchas que tenemos puestas en las costa para evitar el tráfico de personas y la llegada de inmigrantes irregulares a la Región", añadió.

Tovar, que presidió hoy una reunión entre la Mesa de Coordinación del Operativo de Control y Atención de Inmigrantes en la Costa, remarcó que el SIVE es un instrumento de interceptación y control de cualquier embarcación susceptible de entrar ilegalmente en territorio español, sin embargo, "el poder de las mafias limita el carácter disuasorio de estas instalaciones".

Además, defendió esta tesis comparando los datos de la Región con los de Almería. "Así en 2008, llegaron a las costas murcianas 75 pateras con 639 inmigrantes, 22 de ellos menores y tres mujeres, la mayoría argelinos, de los que el 96 por ciento fueron devueltos a su país de origen, mientras que a Almería, que tiene el SIVE en su totalidad, llegaron 93 pateras con 1.234 inmigrantes, es decir, el doble que nosotros", aclaró González Tovar.

En lo que va de año, han llegado cinco pateras a las playas de la Región, con 35 inmigrantes a bordo, 33 de ellos varones, una mujer y un menor, mientras que a Almería fueron 20 con 337 inmigrantes", lo que supone un descenso del 80 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado.

El proceso de devolución a su país de origen está en marcha, a excepción del menor, que, como es habitual, ha sido puesto a disposición del Servicio del Menor de la Comunidad Autónoma para su custodia y protección.

En cualquier caso, el delegado señaló que se prevé que el sistema de vigilancia, que consta de tres torretas, esté en funcionamiento a finales del mes de junio y que mientras tanto hay dos unidades móviles formada por dos camiones, visores nocturnos y cámaras térmicas, lo que les permiten acceder y instalarse en lugares de terreno difíciles y detectar los movimientos en el mar hasta una distancia de 30 millas.

En concreto, se sumarán este verano tres estaciones sensoras fijas (radar y optrónica), una estación sensora dotada de un sensor optrónico, instalados en otros tantos puntos de la costa, y un Centro de Mando de Comunicaciones y Control de dichas estaciones situado en la Central Operativa de Servicio de la Comandancia de la Guardia Civil de Murcia.

La construcción y puesta en funcionamiento de dichas instalaciones fueron adjudicadas en diciembre de 2007 por el Ministerio de Interior a la empresa Indra, multinacional de TI número 1 en España y una de las principales de Europa, con una inversión de 7,1 millones de euros.

En este sentido, el delegado del Gobierno recordó que "la normativa del mar obliga a toda embarcación que detecte a otra en situación de peligro, como es el caso de las pateras, a informar a las autoridades, bien sea Guardia Civil, Salvamento Marítimo o 112, para que éstas puedan llevar a cabo el rescate oportuno".

También insistió en "la importancia de prestar la atención y el trato humanitario necesario a los inmigrantes que llegan a nuestras costas, realizando su devolución al país de origen con todas las garantías".

COORDINACIÓN ENTRE CUERPOS.

El delegado del Gobierno, que convocó hoy la Mesa de Coordinación del Operativo de Control y Atención de Inmigrantes en la Costa, cuyo operativo está integrado por Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Salvamento Marítimo, Protección Civil y Cruz Roja, explicó, en rueda de prensa, que el objetivo de este operativo es "la lucha contra la inmigración irregular".

Un operativo que consiste en la detección, atención, retención y devolución de inmigrantes llegados a la costa murciana en pateras coincidiendo con el inicio de la temporada estival. Esta coordinación funciona desde hace dos años, momento en el que comenzaron a llegar a la costa murciana las primeras embarcaciones de inmigrantes irregulares.

Tovar señaló que "hasta el momento se está cumpliendo correctamente con todas las fases de intervención". La detección se produce fundamentalmente en el mar por parte de Salvamento Marítimo y Guardia Civil, con el apoyo de las dos unidades móviles del SIVE. Dicha actividad se complementa con la intervención en costa de Guardia Civil, Protección Civil y Cruz Roja, pasando finalmente a disposición del Cuerpo Nacional de Policía.

La V Zona de Guardia Civil, encargada de la vigilancia costera de la Región, bajo la dirección de la Comandancia, dispone para sus intervenciones de cuatro embarcaciones de Servicio Marítimo, dos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) y un helicóptero.

Para las actuaciones de vigilancia y rescate cuenta con 862 efectivos entre miembros de las Compañías Territoriales, del SIVE, patrullas del Seprona, Unidad de Helicópteros, Servicio Marítimo, GEAS, Unidad de Seguridad Ciudadana y Policía Judicial. Al hilo, el delegado apuntó que en los últimos años los efectivos del Servicio de Vigilancia Marítima de Guardia Civil "han sido incrementados un 20,4 por ciento".

Por su parte, la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima, representada por el capitán marítimo de Cartagena, Alberto Martín, dirige sus intervenciones desde el Centro de Coordinación de Salvamento localizado en Cartagena y operativo las 24 horas del día durante los 365 días del año.

Para las actuaciones que lleva a cabo dispone de dos helicópteros de Salvamento, dos aviones de búsqueda, un remolcador de Salvamento, una embarcación de Intervención Rápida y cuatro embarcaciones semirrígidas conveniadas con Cruz Roja y con base en Lo Pagán, Cabo de Palos, Mazarrón y Águilas.

La atención a pie de playa es llevada a cabo por Cruz Roja, a partir del convenio firmado con el Ministerio de Trabajo e Inmigración, por el que se presta asistencia humanitaria y social de emergencia que consiste en asistencia sanitaria urgente, suministro y distribución de elementos básicos de alimentación, abrigo e higiene.

Dependiente de la Coordinación Regional, cuenta con 43 técnicos sanitarios, traductores, psicólogos, enfermeros y médicos, así como importantes recursos materiales como vehículos todo terreno y de transporte de material, un hospital de campaña, una ambulancia, una embarcación, una tienda estructural. A ello se suma un almacén de apoyo logístico y el refuerzo de las capacidades de las distintas Oficinas locales de Cruz Roja en la costa de Águilas, Mazarrón, Cartagena y San Pedro del Pinatar.

Según Tovar, "todas las personas con entrada irregular en nuestro país son entregadas al Cuerpo Nacional de Policía para su identificación e inicio del expediente de devolución a su país de origen. En tanto se lleva a cabo están internados en los CIEs correspondientes con el conocimiento y control de su consulado, que periódicamente realiza las entrevistas para su reconocimiento como ciudadano argelino, en virtud de lo cual se entrega el correspondiente salvoconducto para devolverlo a su país".