Una embarcación de Costas recorrerá este verano el litoral del archipiélago para vigilar el fondeo de los barcos

PALMA DE MALLORCA, 13 (EUROPA PRESS)

La proximidad de los yates a las playas durante el verano, en zonas plagadas de bañistas, provoca cada año incidentes de mayor o menor gravedad. Impedir que las embarcaciones naveguen a una distancia de la costa inferior a la legalmente permitida es una de las principales batallas de la Demarcación de Costas, que desde el año pasado tiene a su disposición un barco en cada una de las islas, cuatro en total, para controlar la presencia masiva de embarcaciones de recreo en las aguas de Baleares una vez llega el verano.

Así, el jefe de la Demarcación y ex conseller de Turismo, Celestí Alomar, señaló en declaraciones a Europa Press que sólo en lo que va de año, coincidiendo con los meses de invierno, se han abierto expedientes a 50 embarcaciones, lo que deja entrever que los expedientes se multiplicarán a medida que llegue el verano y la presencia de barcos en las aguas de las islas se dispare. Asimismo, el jefe de Costas explicó que otra de las tareas que se realiza desde este departamento es la correcta balización en las zonas próximas a la costa.

"Pretendemos que las zonas de baño estén debidamente balizadas para evitar incidentes. Además, este año se reforzará el control de estos espacios para que sean más seguros y más amplios", explicó Alomar, que agregó que Costas trabaja de manera "muy coordinada" con Ports de les Illes Balears y con los diferentes Consells Insulares y ayuntamientos para ordenar las zonas de fondeos.

Por ejemplo, un punto sobre el que se actuó el año pasado fue Fornells, donde se realizó una adscripción de las láminas de agua del puerto, se reforzaron los pantalanes y las boyas con el fin de señalizar debidamente los tramos navegables para evitar que las embarcaciones dañen las praderas de posidonia o pongan en peligro la seguridad de los bañistas. Otras zonas donde se está trabajando para un correcto balizamiento son s'Albufera des Grau, en Maó, y en la bahía de Sant Antoni, en Eivissa.

La Demarcación de Costas ha encargado un estudio sobre la problemática de fondeos en todas las islas que estará listo a finales del año y permitirá tener una "visión global" de los fondeos.

Por el momento, "hemos notificado a los ayuntamientos cuál es la situación de los balizamientos en los municipios, porque en varios casos la señalización era errónea", explicó Alomar. Este verano, señaló como ejemplo, Costas "ordenará" la zona de baño de Cala Comtessa, en Illetes (Calvià), una playa muy concurrida y en cuyas aguas los barcos fondean a una distancia extremadamente próxima a la costa.

Las zonas más problemáticas y que presentan un peor balizamiento, con el consiguiente acercamiento excesivo de los barcos a la costa, son Pollença, Calvià, Colonia de Sant Jordi y Andratx, detalló Alomar.