Uno de los buques de la Marina de EEUU acusados de ser 'cárceles flotantes' recala desde ayer en el Puerto de Palma

PALMA DE MALLORCA, 28 (EUROPA PRESS)

Uno de los buques de la Marina estadounidense acusados de ser 'cárceles flotantes' por la ONG británica Reprieve, el 'USS Bataan', recala desde ayer en el Puerto de Palma y su dotación obtuvo permiso para bajar a tierra y disfrutar de un día de permiso, según confirmaron ayer a Europa Press fuentes de la Autoridad Portuaria de Baleares, que aseguraron desconocer si el barco aún es empleado para albergar prisioneros internacionales de forma ilegal.

La nave sospechosa, un buque anfibio que parece un pequeño portaviones y que está dotado de helicópteros, permanecerá hasta el próximo sábado, 30 de mayo, en el puerto de la capital balear, según detallaron las citadas fuentes. Se trata de la tercera escala que realiza en Palma uno de los barcos recogidos en la lista publicada el año pasado por la organización de derechos humanos.

Este aspecto también fue confirmado en su día por Autoridad Portuaria de Baleares, que precisó que un buque militar y otro civil, de entre los que figuran en el listado dado a conocer por Reprieve, recalaron en la rada mallorquina en 2000 y 2005. Precisamente, en un momento en que, según Reprieve, ya se dedicaban a la siniestra actividad ahora denunciada, que se descubrió mucho más tarde.

Concretamente, el buque de combate 'USS Ashland' realizó una escala en Palma el 2 de agosto de 2000; el civil 'MVPFC William B. Baugh' lo hizo hasta en cinco ocasiones a lo largo del año 2005 --13 de febrero, 13 de abril, 17 de septiembre, 2 y 21 de diciembre--; mientras que el resto de navíos denunciados --un total de 16--, incluido el 'USS Bataan', no entraron en ningún momento en puerto alguno de las islas, a pesar de su estratégica situación en el Mediterráneo Occidental.

La lista completa de los buques denunciados por Reprieve se compone de los militares 'USS Bataan', 'USS Peleliu', 'USS Ashland', 'USS Stockham', 'USNS Watson', 'USNS Sister', 'USNS Charlton', 'USNS Pomeroy', 'USNS Red Cloud', 'USNS Soderman' y 'USNS Dahl'; así como los civiles 'MVPVT Franklin J. Phillips', 'MVCPL Louis J. Hauge Jr.', 'MVPFC William B. Baugh', 'MVPFC James Anderson' y 'MV1stLt Alex Bonnyman'.

Según las denuncias de Reprieve, Baleares y el Mediterráneo no entran en las principales áreas donde suelen operar estas embarcaciones carcelarias, que, al parecer, suelen hacerlo de forma itinerante en el Océano Índico, principalmente, en el entorno de la isla Diego García, de nacionalidad británica. En su interior, los presos --sospechosos de terrorismo internacional-- son interrogados y, posteriormente, enviados a centros de detención en terceros países.

DENUNCIA EN PALMA

Cabe recordar que el pasado mes de enero ofreció una conferencia en Palma una representante de Reprieve, la abogada Clara Gutteridge, quien puso de manifiesto que los vuelos y cárceles secretas de la CIA fueron autorizados inicialmente por el presidente norteamericano Bill Clinton en 1998, mediante una orden ejecutiva; mientras que su sucesor, George W. Bush, aseguró en septiembre de 2006 que se abandonaba esa línea de actuación. Entre ambas fechas se produjeron las escalas en Palma.

Invitada por Amnistía Internacional, Gutteridge ofreció una rueda de prensa en la sede del Colegio Oficial de Abogados de las Illes Balears (Coaib), en la que aprovechó para denunciar la "hipocresía" de todos los Gobiernos europeos que, de un modo u otro, participaron de la política de "entregas extraordinarias", que supuso el traslado de una ingente cantidad de ciudadanos de distintos países detenidos ilegalmente y sin ninguna garantía, muchos de los cuales fueron trasladados a Guantánamo.

Por su parte, el actual presidente, Barak Obama, ha mostrado interés en acabar con esta dinámica, anunciando el cierre de la cárcel ilegal de la base estadounidense en Cuba, cuyos reos serán previsiblemente trasladados a prisiones de alta seguridad en territorio nacional norteamericano.