El cambio climático deja a Bolivia sin la pista de esquí más alta del mundo

  • La Paz, 6 mar (EFE).- El deshielo provocado por el cambio climático dejó a Bolivia sin la que era considerada la pista de esquí más alta del mundo, situada sobre la montaña del Chacaltaya, de 5.395 metros de altura, en el departamento de La Paz.

El cambio climático deja a Bolivia sin la pista de esquí más alta del mundo

El cambio climático deja a Bolivia sin la pista de esquí más alta del mundo

La Paz, 6 mar (EFE).- El deshielo provocado por el cambio climático dejó a Bolivia sin la que era considerada la pista de esquí más alta del mundo, situada sobre la montaña del Chacaltaya, de 5.395 metros de altura, en el departamento de La Paz.

El encargado nacional del Proyecto Regional Andino contra la reflexión de los Glaciares, José Luis Gutiérrez, explicó hoy a Efe que debido al calentamiento global, el Chacaltaya ha perdido la cobertura glaciar que tenía y en la actualidad solo quedan "unos pedazos de hielo de todo lo que era la pista de esquí".

Gutiérrez alertó de que los nevados de la cordillera andina y aledaños al Chacaltaya, como el Illimani, situado a 6.462 metros sobre el nivel del mar, o el Huayna Potosí, a 6.088 metros, "se ven afectados por las mismas condiciones", por lo que sus glaciares podrían desaparecer en los próximos años.

Según Gutiérrez, el proceso de deshielo se ha producido en los últimos años por los efectos del cambio climático que en Bolivia se dejó sentir por el fenómeno meteorológico de "El Niño" y que "ha sido muy perjudicial para toda la cadena de glaciares tropical".

Además, el experto sostuvo que estos procesos de deshielo son "irreversibles" y conllevan pérdidas de los recursos naturales en la zona, lo que ya se está notando en el departamento de La Paz con la exacerbación de los problemas de sequía.

Gutiérrez recordó que el Gobierno de Evo Morales ya inició un "proceso de adaptación" ante los impactos del cambio climático en los glaciares en la denominada Cordillera Real, de la franja andina y que aportan recursos hídricos y eléctricos a dos de las ciudades más grandes de Bolivia: La Paz y El Alto.

Además de las medidas gubernamentales, el funcionario consideró "importante" la participación de la población en combatir el cambio climático.

En este sentido, explicó que la falta recursos hídricos no solo se debe a la carencia de lluvias, sino también al elevado consumo de las personas y a las pérdidas del sistema de distribución de agua.

"La solución podría ser la construcción de presas, compensando la retracción de los glaciares, además de las campañas de concienciación", concluyó.