Fernández viajará al norte argentino para visitar localidad arrasada por alud

  • Buenos Aires, 11 feb (EFE).- La presidenta argentina, Cristina Fernández, tiene previsto viajar hoy a la ciudad de Tartagal, en la norteña provincia de Salta, arrasada este lunes por un alud que hasta el momento ha dejado un saldo provisional de ocho desaparecidos.

Buenos Aires, 11 feb (EFE).- La presidenta argentina, Cristina Fernández, tiene previsto viajar hoy a la ciudad de Tartagal, en la norteña provincia de Salta, arrasada este lunes por un alud que hasta el momento ha dejado un saldo provisional de ocho desaparecidos.

Fuentes gubernamentales de la provincia situada a unos 2.000 kilómetros al noroeste de Buenos Aires informaron que se aguarda para las próximas horas el arribo de Fernández, que en una entrevista a la televisión dijo que se trasladaría a Tartagal tras regresar de España, donde estuvo de visita oficial.

Mientras, la policía y los bomberos continuaban hoy la búsqueda de las ocho personas que permanecen desaparecidas desde que este lunes un alud arrasó esa localidad próxima a la frontera con Bolivia.

"Permanecen desaparecidas ocho personas", confirmó el subsecretario de Defensa Civil de Salta, Gustavo Pauls, quien aclaró que "no se puede hablar de muertos hasta que no se hallen sus cuerpos".

El funcionario hizo esta aclaración después de que otras fuentes señalaran este martes que dos mujeres habían fallecido, tras el testimonio de vecinos que las vieron desaparecer bajo las aguas.

En declaraciones a la radio, Pauls precisó que unas 800 personas han sido evacuadas y más de 2.000 viviendas han quedado destruidas por el alud, que se produjo por el desborde del río Tartagal a causa de las intensas lluvias que se registraron en Bolivia y en el norte de Salta.

Funcionarios nacionales y provinciales sobrevolaron el cauce del río Tartagal y constataron que la ladera de un cerro se había desmoronado, por lo que se teme que un nuevo derrumbe ocasione otro aluvión.

El viceministro argentino de Desarrollo Social, Carlos Castagneto, precisó que 10.000 familias fueron afectadas por el alud.

Por disposición de la presidenta argentina han viajado al área del desastre los ministros del Interior, Florencio Randazzo; de Salud, Graciela Ocaña, y de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

A partir del lunes fueron enviadas a Tartagal "más de 100.000 raciones de alimentos, 2.400 colchones, 1.300 frazadas, ropa de cama y 70.000 litros de agua mineral", detalló el Gobierno argentino, que hoy enviará otra tanda de ayuda.

En 2006, las lluvias caídas en el sur de Bolivia y el extremo norte argentino también habían engrosado el caudal del río Tartagal, cuyas aguas provocaron grandes daños pero no causaron víctimas ni heridos.

El alud del lunes destrozó unas obras de canalización que estaban en marcha para reemplazar las destruidas en 2006, cuando expertos en suelos, recursos hídricos, climatología y forestación ya habían advertido que el desastre podía repetirse a causa de los desmontes en las serranías de la zona.