El Ayuntamiento de Badajoz aprueba el primer Plan de Emergencia Municipal de la ciudad

BADAJOZ, 11 (EUROPA PRESS)

El Pleno del Ayuntamiento de Badajoz aprobó esta mañana, por unanimidad de todos los grupos con representación municipal, el primer Plan de Emergencia Municipal con que cuenta la capital pacense, por el que se establecen protocolos de actuación y coordinación para catástrofes como riadas, terremotos o grandes incendios.

Momentos después de la celebración de la sesión plenaria el jefe del Servicio Municipal de Bomberos, Fernando Bermejo, explicó a los medios de comunicación que el plan ha sido redactado por el propio servicio de bomberos con el objetivo de establecer unos "principios de actuación y coordinación" con todas las fuerzas de seguridad cuya actuación pueda llegar a ser necesaria en una intervención de este tipo.

Bermejo indicó que se había contado e incluido en el plan a los cuerpos de seguridad y a los colectivos que en casos de emergencia pueden prestar colaboración, como el caso de la maquinaría del sector de la construcción o datos de contacto con los medios de comunicación para cursar alarmas a la población, para contar con líneas de actuación que prevean la actuación conjunta del personal propio del Servicio de Bomberos pacense y de su coordinación con el externo, y que, dijo, "se echó de menos" en la riada de 1997.

El Plan de Emergencia Municipal, tras esta aprobación del Pleno, se envía ahora a la Junta de Extremadura para su homologación, como primer paso de un documento en el que "se sigue trabajando para que sea más operativo" con planes especiales para casos concretos como accidentes de camiones con sustancias peligrosas, un periodo de formación para los profesionales y simulacros.

En función del nivel de la emergencia, dentro del término municipal de Badajoz, se adoptarán varios niveles de coordinación y sistemas de mando unificado, siguiendo las "directrices" del Plan Territorial de Emergencia de la Junta de Extremadura y con una "subvención" de la propia Junta extremeña.

ORDEN DEL DÍA

Junto a este punto, y también por unanimidad de PP, PSOE e IU se aprobó la puesta disposición de Renfe de una finca municipal para instalaciones ferroviarias y de terrenos, a favor de la Junta de Extremadura, para la construcción del nuevo Colegio Nuestra Señora de Bótoa, así como la aprobación inicial del Reglamento de Registro Electrónico para realizar trámites municipales vía internet.

Tan sólo con los votos a favor del PP se aprobó la nueva nominación de calles al amparo de la Ley de Memoria Histórica, entre ellas la calle General Mola que pasa a ser Alberto Oliart; la calle Regulares Marroquíes recupera su antiguo nombre, Chapín, y la calle Díaz Trechuelo queda sin nombre, puesto que se encuentra en un lateral de la Delegación del Gobierno en el que no existen viviendas. Además, como consecuencia de esta Ley, el Consistorio decidió retirar la placa que luce el nombre de General Yagüe en la actual calle de Santa Lucía.

El PSOE mostró su conformidad al cambio de nominación de estas vías de Badajoz, pero no así para la retirada de la diputada durante la Segunda República Margarita Nelken, cuyo nombre será retirado gracias a la mayoría absoluta del PP en el consistorio de Badajoz.

Finalmente, se rechazaron dos mociones presentadas por el PSOE, una de ellas para que las calles de nueva creación de la ciudad contarán con nombres de mujeres y otra para que el nuevo Volvo adquirido por la Alcaldía de Badajoz fuera devuelto, se comprará otro de menor gama y la diferencia monetaria se destinará a los comedores sociales de Badajoz.

Sobre esta última, el portavoz del equipo de gobierno, Francisco Fragoso, argumentó que el coche se había sustituido tras 14 años de servicio y por una avería, mediante el sistema negociado sin publicidad y por "5.000 euros de licitación más abarato", una compra acorde con la imagen que se quiere dar de la ciudad.