La ANP y Hamás detuvieron y torturaron a sus respectivos rivales

  • Londres, 28 may (EFE).- Tanto las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en Cisjordania, como las de Hamás que gobierna de facto en Gaza detuvieron "arbitrariamente" sin cargos ni juicio, e incluso torturaron, a centenares de sus rivales, denuncia un informe de AI divulgado hoy en Londres.

El Ejército israelí encerró y atacó Gaza, y bloqueó el movimiento en Cisjordania

El Ejército israelí encerró y atacó Gaza, y bloqueó el movimiento en Cisjordania

Londres, 28 may (EFE).- Tanto las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en Cisjordania, como las de Hamás que gobierna de facto en Gaza detuvieron "arbitrariamente" sin cargos ni juicio, e incluso torturaron, a centenares de sus rivales, denuncia un informe de AI divulgado hoy en Londres.

El pasado año, según el dossier de Amnistía Internacional, las fuerzas palestinas de uno y otro bando "hicieron uso excesivo de la fuerza" con sus contrincantes.

En agosto y septiembre, las fuerzas de seguridad de Hamás mataron en Gaza a 24 miembros de clanes armados vinculados a Al Fatah y a Yaish al Islam (Ejército del Islam), entre ellos tres niños, cuando un intento de detener a miembros de clanes degeneró en enfrentamientos armados".

A su vez, los miembros de los clanes armados mataron a varios agentes de las fuerzas de seguridad de Hamás, añade el informe.

AI indica que durante la ofensiva militar israelí "Plomo fundido" contra Gaza a finales de diciembre, las fuerzas y milicias de Hamás "secuestraron a opositores políticos y a ex detenidos acusados de haber 'colaborado' con los servicios de inteligencia israelíes".

"Algunos fueron ejecutados sumariamente, otros recibieron palizas o disparos en las piernas".

Además, grupos armados palestinos de Gaza dispararon unos 2.000 cohetes y proyectiles de mortero contra pueblos y ciudades israelíes cercanos a Gaza. Estos ataques indiscriminados mataron a siete civiles israelíes y a dos civiles palestinos.

Grupos armados e individuos de la Cisjordania ocupada, incluido Jerusalén oriental, también mataron a 16 civiles israelíes", añade el dossier.

El soldado israelí Guilad Shalit, capturado en junio de 2006, por milicianos palestinos, continuó recluido en un lugar desconocido de Gaza, sin acceso a la Cruz Roja Internacional. Su familia recibió dos cartas suyas y él una de ella.

También en Gaza, las denuncias de palizas y otras formas de tortura infligidas por las fuerzas y milicias de Hamás a detenidos fueron "generalizadas".

AI cita el caso de Taleb Mohamed Abu Sitta, de 72 años, arrestado el Al Zawaida el 26 de junio, tras la detención de su hijo por un presunto delito de drogas.

Según los informes, "lo golpearon brutalmente, y a la mañana siguiente lo llevaron a un hospital de Deir al Balah, donde fue declarado muerto a su llegada". Se retiró del servicio a varios policías, pero ninguno fue juzgado.

En Cisjordania hubo denuncias de tortura y otros malos tratos infringidos a detenidos por los servicios de la Seguridad Preventiva de la ANP "aparentemente para obligarlos a confesar su vinculación con el brazo armado de Hamás".

AI menciona el caso de Majed al Barguti, imán de la mezquita de Kobar, cerca de Ramala, detenido el 14 de febrero y quien murió ocho días mas tarde.

"La ANP manifestó que había sufrido un ataque cardíaco, pero otros detenidos dijeron que habían visto cómo le golpeaban y lo colgaban del techo de la celda con una cadena", refiere AI.

En cuanto a la libertad de expresión, tanto la ANP como Hamás la "reprimieron " con medidas como cerrar medios de comunicación afiliados al partido rival o acusados de apoyarlo.

Asimismo, el informe de AI denuncia que al menos "tres mujeres fueron víctimas de presuntos "homicidios por motivos de honor" en los territorios palestinos.

Una de ellas, Khulud Mohamed al Najar, fue golpeada hasta la muerte en Gaza por miembros de su familia que la acusaban de "conducta inmoral". Su padre fue detenido.