Zarrías, que no descarta regresar, se siente "muy orgulloso" de haber vivido la etapa "más importante de Andalucía"

Reconoce que la etapa "más traumática" la vivió en los últimos años de Rodríguez de la Borbolla

SEVILLA, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta en funciones, Gaspar Zarrías, aprovechó hoy la rueda de prensa posterior al último Consejo de Gobierno de los ejecutivos de Manuel Chaves para despedirse de los andaluces, a los que no escondió que se siente "muy orgulloso" de haber vivido la "etapa más importante de Andalucía" y no descartar la posibilidad de que pueda volver a la Comunidad andaluza, "si así me lo pide mi partido".

Durante la rueda de prensa, Zarrías resaltó que la política es su pasión y situó como uno de sus mayores logros el hecho de que "llegué siendo de izquierdas y me voy siendo de izquierdas".

En este contexto, Zarrías, que será nombrado secretario de Estado del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, agradeció a todos los andaluces la confianza que le han mostrado durante estos años, ya que "me han permitido formar parte de los gobiernos que han protagonizado la etapa más importante de Andalucía".

De esta forma, Zarrías defendió que siempre ha trabajando en la defensa de los intereses de los andaluces, a la vez que reconoció que a la hora de tomar la decisión de marcharse con Manuel Chaves pesó el hecho de que "tengo amistad personal y fidelidad política a Manuel Chaves".

"Al igual que cuando me preguntó sobre su marcha a Madrid junto a Rodríguez Zapatero le dije que no podía decir que no, yo no podía decirle que no a Chaves", explicó Zarrías, que no dudó en reconocer que la etapa "más traumática" la vivió entre los años 1988-1990, es decir, la última etapa de José Rodríguez de la Borbolla, que fue "difícil y complicada".

Por otro lado, desde el punto de vista institucional, Zarrías destacó que fue la época de la 'pinza' protagonizada entre PP-A e IULV-CA. Asimismo, evitó dar consejo alguno a la persona que vaya a ocupar la Consejería de la Presidencia en su lugar, a la vez que no descartó la posibilidad de volver a Andalucía para desarrollar una actividad política.

"Decir en política 'de esta agua no beberé', es una irresponsabilidad, pues nadie sabe lo que va a pasar", apuntó Zarrías, que subrayó que "estoy al servicio de mi partido, y por lo tanto, si mi partido me reclama para otra responsabilidad no podré decir que 'no', aunque puede que eso no ocurra nunca".