Zarrías ve que en estos "tiempos de cambio, todo cambia menos Arenas", del que dice que "en Andalucía no tiene lugar"

"Lo de Arenas comienza a tener que resolverse no en el debate político, ni en el Parlamento, sino en el sofá de un psiquiatra"

MARTOS (JAÉN), 20 (EUROPA PRESS)

El presidente en funciones de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, analizó hoy que el contexto político actual se caracteriza por ser "un tiempo de cambio" en el que se ha modificado el Gobierno de España y la presidencia del Gobierno andaluz la va a ocupar otra persona, si bien fundamentó que "todo cambia menos" el presidente del PP-A, Javier Arenas, del que afirmó que "es el pasado" y que "en estos momentos de cambio no tiene sitio" ni tampoco un lugar dentro de Andalucía.

A preguntas de los periodistas en Martos (Jaén), Zarrías definió a Arenas como aquel que "incombustible en la derrota la sigue y la persigue", sin dejar pasar por alto que acumula ya tres derrotas electorales frente al ex presidente andaluz Manuel Chaves. "Ahora le ha dado por las manifestaciones, que tiene derecho a convocarlas, aunque le vemos caminar como pollo sin cabeza por las calles de las ciudades sin alternativas ni ideas, únicamente con una obsesión: Él", aseguró.

Según el presidente en funciones, la "única obsesión" de Arenas es "él y su futuro" ya que no propone "ninguna solución o alternativa a los problemas de Andalucía, simplemente preocupándose de él, dar moral a su tropa y preparar su cuarta derrota, que será en el Parlamento", recalcó.

Zarrías subrayó que el presidente del PP-A "es el pasado" y que "en estos momentos de cambio no tiene sitio, en Andalucía no tiene lugar y eso tiene que entenderlo más temprano que tarde", lo que le hizo manifestar que "lo mejor que puede hacer por él y por los suyos es irse a Madrid y buscar acomodo, porque en Andalucía ya no tiene", apostilló.

"PROBLEMA CLÍNICO"

Además, Zarrías apuntó, tras las críticas del PP-A al vicepresidente económico en funciones y futuro presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que "lo de Arenas comienza a tener que resolverse no en el debate político, ni en el Parlamento, sino en el sofá de un psiquiatra" porque "es un problema clínico, no político".

Agregó que estas palabras no son una "crítica fácil o un insulto", sino que simplemente "no se entiende" la actitud del popular. "Es la obsesión del perdedor, de aquel que nunca ha ganado y siempre ha perdido", puntualizó.

A su juicio, Arenas "ahora se ha obsesionado con Griñán", ante lo que proclamó que al presidente del PP-A "se le acaba la historia", por lo que "tendrá que abandonar Andalucía" y procurar al renovación en la cabeza de la oposición, zanjó.