EE.UU. se prepara para una nueva temporada de huracanes que será más suave

  • Washington, 21 may (EFE).- Estados Unidos se prepara para una temporada de ciclones más suave en la que se esperan unas 14 tormentas y siete huracanes, explicó hoy la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés).

Washington, 21 may (EFE).- Estados Unidos se prepara para una temporada de ciclones más suave en la que se esperan unas 14 tormentas y siete huracanes, explicó hoy la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés).

Esa agencia anunció sus previsiones en una rueda de prensa en la la que participó el secretario de Comercio de EE.UU., Gary Locke, quien recordó la importancia de estar preparados.

Los expertos de la NOAA pronostican que la temporada de ciclones que comienza el próximo 1 de junio será más suave que la pasada, en la que se registraron 16 tormentas y ocho huracanes.

Este año se esperan menos huracanes porque las temperaturas de la superficie del océano son levemente más frías y los vientos más fuertes en la parte alta de la atmósfera sobre el Atlántico.

Locke recordó que hay más de 35 millones de estadounidenses que viven en las zonas más amenazadas por huracanes en el Atlántico, por lo que "los preparativos adecuados y a tiempo ayudarán a salvar vidas y hogares".

Según explicó Garry Bell, el principal meteorólogo del departamento dedicado a analizar la temporada de huracanes, existe un 70% de probabilidad de que este año se formen entre nueve y 14 tormentas tropicales, que recibirán su respectivo nombre.

De ellas, entre cuatro y siete pueden llegar a convertirse en huracán.

En el caso de los huracanes, Bell indicó que de uno a tres pueden llegar a ser grandes, de categoría 3, 4 ó 5 en la escala Saffir-Simpson, que tiene un máximo de 5.

El año pasado se registraron 16 tormentas y ocho huracanes. Uno de ellos, de nombre "Ike", alcanzó categoría 4 y dejó un saldo de cientos de víctimas.

El meteorólogo aseguró que "el pronóstico no se trata solo de números, sino de tomar medidas", al insistir en la importancia de la preparación previa para evitar víctimas.

La NOAA ha pedido a los ciudadanos que se preparen para la temporada de huracanes, en particular los que viven en zonas de alto riesgo como Florida y Luisiana, y que tengan planes de contingencia familiar.

"La gente tiene que estar preparada para proteger a su familia y no esperar al próximo pronóstico del tiempo", dijo el director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), William Craig Fugate.

"Si uno tiene un plan puede actuar, si no, corre el peligro de tomar la decisión incorrecta", agregó.

Los expertos indicaron que, debido al cambio climático, la incertidumbre es mayor a la hora de hacer pronósticos, aunque según apuntó la directora de la NOAA, Jane Lubchenco, el calentamiento global "no afecta al número de huracanes, sino a su intensidad".

Lubchenco subrayó los esfuerzos que hace su departamento para contar con las últimas tecnologías que contribuyan a la detección temprana de la formación de tormentas en el Atlántico.

En un hangar del Aeropuerto Nacional Ronald Reagan, Lubchenco presentó el avión Ws-3D que utilizan para medir las condiciones meteorológicas en el océano y estudiar la evolución de las tormentas.

En este sentido, valoró la partida de 13 millones de dólares que la Administración del presidente Barack Obama destinará a la investigación de los huracanes y señaló que su departamento está estudiando cómo mejorar la precisión de su intensidad.

La temporada de huracanes comenzará el 1 de junio y la NOAA revisará sus previsiones en agosto, que suele ser el mes que registra mayor actividad.

La primera tormenta tropical de la temporada 2009 llevará el nombre de "Ana" cuando alcance los 62 kilómetros por hora.

Las tormentas tropicales se convierten en huracanes cuando alcanzan los 119 kilómetros por hora y pasan a ser de gran intensidad cuando superan los 178 kilómetros por hora.

Una temporada normal de huracanes tiene de media 11 tormentas tropicales, incluidos seis huracanes, de los que al menos dos suelen ser de gran intensidad.