Río de Janeiro comienza a cercar algunas favelas con un muro para proteger el bosque

  • Río de Janeiro, 28 mar (EFE).- El Gobierno regional de Río de Janeiro comenzó a levantar muros para cercar algunas favelas de la ciudad y evitar su expansión en áreas de bosque protegido, informó hoy el diario O Globo.

Río de Janeiro comienza a cercar algunas favelas con un muro para proteger el bosque

Río de Janeiro comienza a cercar algunas favelas con un muro para proteger el bosque

Río de Janeiro, 28 mar (EFE).- El Gobierno regional de Río de Janeiro comenzó a levantar muros para cercar algunas favelas de la ciudad y evitar su expansión en áreas de bosque protegido, informó hoy el diario O Globo.

Las obras comenzaron el viernes en la barriada de Dona Marta, que se extiende por una de las laderas de la célebre montaña del Corcovado, que corona la estatua del Cristo Redentor.

En total, está previsto construir once kilómetros de muros para rodear nueve de las favelas que se ubican en los cerros de la zona sur de Río, la más turística de la ciudad.

Según las imágenes publicadas por el rotativo, el muro de cemento armado tiene una altura cercana a tres metros.

La construcción está siendo realizada por una empresa privada y el presupuesto asciende a 40 millones de reales (unos 17 millones de dólares).

Casi la mitad de ese montante será destinado en exclusiva para la favela de la Rocinha, célebre por extenderse entre dos de los barrios más ricos de Río y por ser una de las mayores de Brasil, con cerca de 200.000 habitantes.

Por uno de sus extremos, la Rocinha se expande dentro del bosque de Tijuca, catalogado como parque nacional y considerado como el mayor parque natural urbano del mundo.

La empresa de Obras Públicas municipal prevé que va a ser necesario demoler 550 casas, localizadas fuera del trayecto proyectado del muro, y sus ocupantes deberán ser indemnizados o realojados.

Desde hace más de una década, varias favelas ya contaban con vallas protectoras, conocidas como "ecolímites", que pretendían frenar las nuevas construcciones en áreas de protección ambiental.

En muchos casos, estas barreras han sido destruidas o ignoradas por los vecinos, que han continuado construyendo en lugares antes ocupados por bosques tropicales.

La destrucción de la vegetación preocupa a las autoridades, además de por su valor ecológico, porque al arrancar los árboles, aumenta el riesgo de deslizamientos en caso de lluvias torrenciales, lo que supone un gran peligro en áreas densamente pobladas y con casas sin cimientos, como es el caso de las favelas.