Trece turistas extranjeros fueron asaltados en Río de Janeiro en vísperas del Carnaval

  • Río de Janeiro, 18 feb (EFE).- Trece turistas extranjeros, entre ellos once israelíes, un alemán y un colombiano, fueron asaltados en la madrugada de hoy cuando dormían en un albergue de Río de Janeiro y se preparaban para disfrutar de las famosas fiestas de Carnaval que esta ciudad vivirá a partir del sábado.

Trece turistas extranjeros fueron asaltados en Río de Janeiro en vísperas del Carnaval

Trece turistas extranjeros fueron asaltados en Río de Janeiro en vísperas del Carnaval

Río de Janeiro, 18 feb (EFE).- Trece turistas extranjeros, entre ellos once israelíes, un alemán y un colombiano, fueron asaltados en la madrugada de hoy cuando dormían en un albergue de Río de Janeiro y se preparaban para disfrutar de las famosas fiestas de Carnaval que esta ciudad vivirá a partir del sábado.

Los extranjeros fueron asaltados por cuatro hombres en un albergue del turístico barrio de Copabacana, cuyas playas son consideradas como las más emblemáticas de Brasil, informó la policía.

Los asaltantes, armados con una pistola y dos granadas, invadieron la pensión hacia las 3.00 hora local (5.00 GMT) y encerraron a los trece huéspedes, un vigilante y un portero en una habitación mientras recogían todos los objetos de valor dejados en los demás cuartos.

Los criminales se apoderaron de dinero, cámaras fotográficas, teléfonos móviles, joyas y aparatos reproductores de sonido que estaban en las habitaciones de los turistas, pero dejaron los documentos y los pasaportes.

Según la policía, ninguna de las víctimas sufrió heridas durante el asalto y apenas una fue agredida con un golpe en la cabeza, pero sin consecuencias.

El estudiante colombiano Juan Esteban, de 21 años, y que dice haber perdido el dinero con el que pretendía regresar a su país, relató que los asaltantes dijeron ser miembros de una mafia y que no tenían la intención de agredir a nadie, pero recurrieron a la violencia para intentar silenciar a un turista que protestaba vehementemente.

El vigilante del albergue dijo que, como la cámara del circuito interno no está funcionando y no podía identificar a una persona que tocaba el timbre, abrió la puerta y fue sorprendido por los criminales.

El jefe de la Comisaría Especial de Atención a los Turistas de Río de Janeiro, comisario Fernando Veloso, manifestó su extrañeza por la falta de procedimientos de seguridad en un albergue que normalmente no recibe huéspedes en la madrugada.

"La hipótesis de que los asaltantes hubiesen contado con la ayuda de empleados del albergue no está descartada por el momento. Los procedimientos normales de seguridad en este tipo de alojamiento no fueron adoptados", dijo Veloso a periodistas.

El comisario también manifestó su sorpresa por el hecho de que el albergue no hubiese reforzado la seguridad precisamente en vísperas del Carnaval, cuando Río de Janeiro es invadida por turistas de todo el mundo.

"Esto es Río de Janeiro. Esperaba ser asaltado en la calle o en la playa, pero no en mi cama. Ahora apenas quiero ir a la playa", dijo el alemán Dani Bode en declaraciones a periodistas.

Los asaltos a turistas son recurrentes en Río de Janeiro, que se ha convertido en una de las ciudades más violentas de Brasil como consecuencia de las disputas entre bandas rivales de narcotraficantes.

En agosto pasado un grupo de hombres armados secuestró a tres turistas chinos y a un diplomático vietnamita cuando realizaban un paseo turístico por la carretera que conduce a la cima del Corcovado, el turístico cerro desde donde se ve gran parte de la ciudad.

En noviembre de 2007 el turista italiano Giorgio Morasse, de 29 años, murió al ser atropellado por un autobús en una avenida costera de Río, cuando peleaba con un asaltante que acababa de arrebatarle una cadena de oro a su padre.