La ONU urge a los donantes que desembolsen cuanto antes los 245 millones de euros en ayudas destinados a Haití

NUEVA YORK, 18 (EUROPA PRESS)

El enviado especial de la ONU para Haití, Hedi Annabi, pidió ayer a la comunidad internacional que se desembolsen cuanto antes los 324 millones de dólares (245 millones de euros) que acordó entregar al país caribeño.

"Espero que los compromisos que se acordaron en el encuentro se materialicen muy rápido para comenzar la implementación de los planes presentados por el Gobierno de Haití", precisó Annabi, en referencia a las medidas que adoptaron los 40 países participantes en la Conferencia de Donantes de Haití que se celebró a comienzos de semana en Washington.

En declaraciones recogidas por el centro de noticias de la ONU, Annabi recalcó que el objetivo no es sólo actuar rápidamente para una reconstrucción inmediata de la isla sino también para atraer a inversores que podrían impulsar al país hacia el desarrollo.

El enviado especial, que también preside la Misión de Estabilización de la ONU en Haití, aclaró que es esencial poner en marcha políticas económicas y sociales para evitar que la empobrecida nación caribeña sea tan inestable y encauce un rumbo a seguir.

BUEN COMIENZO

Asimismo, Annabi aplaudió las conclusiones de la reunión de países donantes y dijo que estaba impresionado no sólo por el resultado obtenido sino también por la aceptación tan fuerte que tuvo, ya que además de los representantes de cada país, al encuentro acudieron altos cargos de 28 las naciones con las que Puerto Príncipe mantiene relaciones bilaterales y multilaterales.

"El compromiso de los donantes es un buen comienzo, particularmente en el actual contexto económico", manifestó Annabi, y añadió que este gesto de la comunidad internacional demuestra su interés para trabajar junto con Haití y potenciar la creación de empleos en la isla".

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que visitó la región el mes pasado junto con el ex mandatario estadounidense, Bill Clinton, expresó en una conferencia que el país tiene ahora una gran oportunidad, incluso mucho mayor de la que pueden tener el resto de países emergentes, no sólo para salir de la crisis marcada por la pobreza y el rastro que ha dejado el paso de los últimos huracanes, sino además, para prosperar, debido al nuevo y favorable acuerdo comercial con Estados Unidos.