Lluvias torrenciales e inundaciones en Catar y Arabia Saudita

Las inundaciones más espectaculares se produjeron en el reino saudí, cuya capital, Riad, sufrió por segundo día consecutivo fuertes precipitaciones, con las calles completamente anegadas por las aguas.

Dos metros de agua cubrían unos diez coches debajo de un puente de autopista en el distrito de Laban, en el oeste de Riad, constató un fotógrafo de la AFP.

Según los servicios de protección civil, una persona fue hallada sin vida en Rimah, al norte de Riad.

La circulación en las arterias de la capital, una ciudad en pleno desierto de 5,7 millones de habitantes, era mucho más lenta de lo normal y las carreteras secundarias están completamente inundadas.

Al menos ocho personas murieron la semana pasada en inundaciones en el oeste de Arabia Saudita.

En Catar cayeron precipitaciones en los alrededores del aeropuerto internacional de Hamad, cerca de la capital, Doha. No provocaron la interrupción del tráfico aéreo.

En tan sólo unas horas llovió más en el país que en todo un año.

La embajada de Estados Unidos en Doha informó en un tuit que permanecerá cerrada el miércoles "debido a las condiciones meteorológicas adversas" y la embajadora, Dana Shell Smith, aconsejó a los estadounidenses que "se queden en casa".

El ministerio del Interior catarí pidió a los automovilistas que extremen la prudencia.

Catar, que acogerá la Copa del Mundo de fútbol de 2022, es conocido por sus veranos tórridos, lo que llevó a los organizadores a programar el torneo para los meses de noviembre y diciembre, más benignos.

dh-it/mh/ras/erl/jz