Morales promete casas nuevas a los afectados por las fallas geológicas en La Paz

  • La Paz, 18 feb (EFE).- El derrumbe de al menos 56 viviendas en una barriada situada en una zona geológica inestable de La Paz hizo que el presidente de Bolivia, Evo Morales, acudiera hoy hasta la zona para prometer casas nuevas a los afectados.

Morales promete casas nuevas a los afectados por las fallas geológicas en La Paz

Morales promete casas nuevas a los afectados por las fallas geológicas en La Paz

La Paz, 18 feb (EFE).- El derrumbe de al menos 56 viviendas en una barriada situada en una zona geológica inestable de La Paz hizo que el presidente de Bolivia, Evo Morales, acudiera hoy hasta la zona para prometer casas nuevas a los afectados.

En la madrugada del martes, y tras las fuertes lluvias de la semana anterior, los taludes que soportaban el terreno en el sector Retamani, en el barrio de la Villa San Antonio Bajo, cedieron y provocó que más de 70 familias paceñas tuvieran que abandonar sus viviendas, sin tener que lamentar daños personales.

La alcaldía desalojó a más de 300 personas por el riesgo a nuevos movimientos de tierras que acabaran por tirar al suelo un número mayor de casas, construidas en su mayoría de ladrillo y adobe.

El primer informe técnico del municipio señala que la causa del derrumbe fueron las aguas subterráneas que saturaron el terreno desde el sábado hasta provocar el deslizamiento de tierra.

El oficial mayor técnico de La Paz, Jhonny Bernal, comentó hoy a Efe que la zona afectada, de cinco hectáreas, estaba en "vigilancia permanente" y, gracias a ello, no hubo heridos ni víctimas.

Sin embargo, dijo que pese a la inversión de tres millones de dólares en obras hidráulicas y de impermeabilización en esa zona, se ha logrado apenas una "estabilidad precaria" de la tierra debido a que los vecinos instalan en sus casas pozos que filtran agua.

Tras retornar de su viaje por Rusia y Francia, Morales se desplazó hoy hasta Retamani para conocer las necesidades de los vecinos, a los que prometió carpas para alojar a los damnificados y, a medio plazo, una vivienda en algún terreno de la ciudad.

"Conversé con el alcalde y va a garantizar un terreno. (...) El Presidente garantizará viviendas para todos los damnificados en el terreno que consiga el alcalde", aseguró Morales ante los vecinos, con lo que arrancó grandes aplausos entre la multitud.

Los vecinos demandan además una reubicación del barrio, un mayor número de carpas para el alojamiento provisional y la construcción de una vez de muros de contención que fueron prometidos hace siete años, pero aún no se han concretado.

Las palabras del presidente, sin embargo, no despertaron entusiasmo en todos los vecinos. Algunos de ellos, escépticos, aseguraron a Efe que la ayuda que ya se publicita desde el municipio todavía no llegó, lo que provoca tensiones entre los afectados.

El presidente de la asociación de vecinos, Enrique Guayba, dijo a Efe que en los 40 años que reside en la zona nunca vio una "desgracia" como esta y comentó que de las veinte carpas prometidas solo llegó una en la que se alojan cuatro familias.

Los vecinos lamentaron también la falta de información, y que las autoridades les obligaran a dejar sus enseres personales dentro de sus viviendas, a riesgo de ser robados.

"A nosotros solo nos han dicho que vayamos a casa de familiares o amigos, sin darnos otra opción. Pedimos que instalen carpas para nuestros hijos, y poder recuperar nuestras cosas", relató María Luisa, una de las afectadas de la zona baja de la barriada.

Otra de las vecinas, Marta Ortiz, dijo que hasta esta mañana no empezó a recuperar algunos muebles y ropa, ya que tuvo que salir de la "pesadilla" del deslizamiento con su bebé de pocos meses y durmió en casa de una vecina, mientras que sus hijos lo hicieron en casa de su cuñada.

Los vecinos acordaron que una vez los afectados recuperen sus pertenencias y si las ayudas siguen sin llegar, empezarán movilizaciones y bloqueos para protestar por su situación.

Esa decisión fue tomada antes de recibir la visita de Morales a quien los vecinos al verlo le exigieron el "muro de contención y prevención", para después aclamarle con el grito de "Gracias, Evo" cuando prometió dar vivienda a los afectados.