Ríos desbordados, carreteras cortadas y numerosas incidencias en Navarra por las lluvias

  • Pamplona, 12 feb (EFE).- Las lluvias de las últimas horas y la fusión nival al subir las temperaturas han provocado el desbordamiento de algunos ríos en la mitad Norte de Navarra y la comarca de Pamplona, donde también se han visto afectadas varias carreteras y han sido numerosas las incidencias que han requerido la presencia de los bomberos.

Pamplona, 12 feb (EFE).- Las lluvias de las últimas horas y la fusión nival al subir las temperaturas han provocado el desbordamiento de algunos ríos en la mitad Norte de Navarra y la comarca de Pamplona, donde también se han visto afectadas varias carreteras y han sido numerosas las incidencias que han requerido la presencia de los bomberos.

El Gobierno de Navarra ha informado de que a estas horas en la red principal está cortada al tráfico la NA-30, en el acceso al polígono industrial de Landaben, por desbordamiento del río Arga, y la N-121-A, Pamplona-Behobia, al salirse del cauce el río Bidasoa en el cruce de Lesaka, en la salida de Vera de Bidasoa y en Guipúzcoa.

En la red secundaria están cortadas al tráfico asimismo por inundación la NA-411, la A-15-Ostiz en Larraintzar y la NA-4150 Leitza-Goizueta-Hernani en el kilómetro 17.

Además el puerto de Belagua en la NA-1370, Isaba-Francia, está cerrado al tráfico desde el kilómetro 12 por nieve y en las últimas horas se han registrado desprendimientos que han provocado el cierre de la NA-137 (Burgui-Isaba), entre Isaba y Urzaink; la NA-170, A-15-Santesteban, en la travesía de Santesteban; la NA-4410, Bera-Francia (Lizuniaga); y de la NA-7200, Sansol-Cabredo.

Por su parte, ha precisado el Gobierno, los bomberos de la Agencia Navarra de Emergencias del parque de Oronoz y los voluntarios de Vera de Bidasoa y Lesaka han actuado en las últimas horas en 30 incidentes en la zonas Norte, relacionados fundamentalmente con achiques de agua en Erro, donde se ha visto afectada una residencia de ancianos aunque sin daños personales, en Vera de Bidasoa, en Goizueta, Lesaka, Santesteban y Elizondo, así como en Burlada y Villava en la comarca de Pamplona.

Ya desde ayer por la tarde el Ejecutivo foral activó el nivel de preemergencia por inundaciones como consecuencia de las previsiones de crecidas que existían y de hecho por la noche un conductor tuvo que ser rescatado después de que su furgoneta fuera arrastrada por el desbordamiento del Bidasoa en la N-121-A, cerca del cruce con Etxalar.

Y en Uharte Arakil el caserío Amurgin tuvo que ser asegurado tras un corrimiento de tierras que provocó el desplome de una ladera próxima al inmueble, lo que rompió el muro de contención de cemento y le hizo caer, aplastando a un vehículo.

Además de madrugada en Pamplona la Policía Municipal ha alertado a los vecinos del riesgo de inundación de garajes por la crecida del Arga en los barrios de la Chantrea y la Rochapea, alerta que se ha cumplido en algunas viviendas.