El colegio de A Coruña donde falleció un menor ahogado insiste en que cumple "con todas las medidas de seguridad"

Afirma que la piscina continúa cerrada porque el personal "no está en condiciones anímicas ni psíquicas" para atenderla A CORUÑA, 1 (EUROPA PRESS) El jefe de estudios del colegio Liceo La Paz, José Daniel Etxebarría, reiteró hoy que el centro donde el pasado lunes murió ahogado un alumno de 4 años en una clase de natación cumple "con todas las medidas de seguridad exigidas por la legislación" para el desarrollo de esta actividad. La autopsia del menor ha confirmado que el niño murió ahogado. En declaraciones a Europa Press, el jefe de estudios evitó hacer una valoración sobre el resultado de la autopsia, ya que aseguró que el centro "no tiene conocimiento" de la misma y argumentó también que no conocen "exactamente" las circunstancias en que se produjo el fallecimiento. En concreto, José Daniel Etxebarría se remitió a las investigaciones que está realizando la Policía Nacional y el Juzgado Número 3 de A Coruña, que instruye el caso. Así, no confirmó si el personal que estaba en las instalaciones de la piscina durante el suceso no se dio cuenta de la falta del niño hasta que sus compañeros ya estaban en el vestuario, según se había apuntado, y únicamente señaló, como sostuvo desde un primer momento el centro, que cuando se produjo el suceso había tres monitores en la instalación y no uno como han recogido también algunos medios. TODOS LOS MEDIOS DE SEGURIDAD José Daniel Etxebarría insistió, además, en que cuando los niños realizan el curso de natación, que forma parte de las actividades de educación física, disponen de "todos los medios de seguridad" y añadió que solo se quitan los manguitos cuando salen del agua, aunque admitió que no sabía "exactamente" que material llevaban los niños. "Todavía nos estamos preguntando que ha podido ocurrir", indicó el jefe de estudios, quien añadió que el centro se ha puesto desde el primer momento a disposición del juzgado y de la Policía, a los que han remitido "toda la documentación" que han pedido. Asimismo, informó de que la piscina donde ocurrió el suceso permanece cerrada porque el personal "no está en condiciones anímicas ni psíquicas" e indicó que hoy mismo habló con uno de los monitores presente en aquel momento, quien le dijo que está "muy mal" y que lo sucedido "les va a ser muy muy difícil de olvidar". En esta misma línea, negó que el juzgado haya ordenado el cierre de la piscina y dijo que se abrirá cuando los monitores "estén en condiciones". Además, rechazó que el personal del centro haya declarado ante el juzgado e indicó que "solo han acudido a la comisaría de Policía" los monitores y el personal que estaba en el vestuario en ese momento así como la coordinadora del ciclo de Infantil para explicar cuestiones de funcionamiento del centro. ACCIONES CONTRA EL CENTRO Por otra parte, el jefe de estudios indicó que "no tiene constancia" de que la familia del menor esté estudiando la posibilidad de emprender acciones contra el centro. "Es una de las posibilidades dado lo ocurrido, entendemos que tomen las decisiones que crean oportunas y que son muy libres de hacer lo que crean para esclarecer lo ocurrido", señaló. Asimismo, indicó que el centro no ha concretado todavía en que consistirá el acto en memoria del niño que tienen pensado realizar y aseguró que están esperando a contactar con la familia ya que no quieren "herir ninguna sensibilidad" Por su parte, la Inspección de la Consellería de Educación sigue elaborando un informe sobre lo sucedido y fuentes de este departamento confirmaron a Europa Press que no tiene previsto hacer público ese documento porque "es de carácter reservado". Ayer, la conselleira en funciones, Laura Sánchez Piñón, se reunió con el equipo directivo del centro y estuvo presente, además, en el funeral del niño, al que también asistieron representantes del Ayuntamiento.