El Gobierno chileno está decidido a impedir un "suicidio colectivo" en el Chaitén

  • Santiago de Chile, 20 feb (EFE).- El Gobierno chileno se mostró hoy decidido a impedir un "suicidio colectivo" del medio centenar de personas, 17 de ellas niños, que rechazan abandonar una población situada en las faldas del volcán Chaitén, que se reactivó el jueves con explosiones, temblores y ceniza.

Santiago de Chile, 20 feb (EFE).- El Gobierno chileno se mostró hoy decidido a impedir un "suicidio colectivo" del medio centenar de personas, 17 de ellas niños, que rechazan abandonar una población situada en las faldas del volcán Chaitén, que se reactivó el jueves con explosiones, temblores y ceniza.

El Ejecutivo ha calificado la zona de "alto peligro" debido a la nueva actividad volcánica de esta semana y al riesgo de desbordamiento de un río cercano por las intensas lluvias.

El volcán registró dos explosiones, acompañadas de temblores, intenso ruido subterráneo y una columna de humo y cenizas, lo que forzó a las autoridades a evacuar a unos 250 habitantes que habían regresado a la población, de los 4.000 que fueron obligados a dejar sus casas en mayo de 2008, al ser arrasada por la erupción del Chaitén tras miles de años inactivo.

Sin embargo, más de 40 personas se resisten a abandonar la población, situada a unos diez kilómetros del volcán y a unos 1.200 kilómetros al sur de Santiago de Chile.

El ministro portavoz del Gobierno, Francisco Vidal, afirmó que el Ejecutivo no va a permitir "que haya gente que quiera suicidarse colectivamente", y recalcó que no se puede tener contemplación alguna "con gente sencillamente obtusa".

El subsecretario del Interior, Patricio Rosende, anunció que se estudian medidas legales para forzar el traslado de los habitantes a una zona segura, e incluso advirtió: "Si es necesario sacarlos por la fuerza ante una eventualidad de un evento mayor, no vamos a cejar en hacerlo".

El Gobierno chileno ya anunció que interpondrá, a través del Servicio Nacional de Menores (Sename), un recurso de protección para evacuar a los niños que permanecen en Chaitén, debido a la negativa de sus familias a abandonar la zona.

El ministro de Justicia en funciones, Jorge Frei, sostuvo que los niños, al parecer 17, no tienen las condiciones "sanitarias y de salubridad" para poder vivir en la población cercana al volcán.

La reactivación del Chaitén hizo que el alcalde de la localidad, Pedro Vásquez, cambiara su postura a favor de su reconstrucción y hoy se mostró favorable al traslado.

"Quiero ser claro: no estoy en contra del desplazamiento de la localidad de Chaitén", declaró el alcalde, que aseguró no compartir la opinión de los moradores, que abogan por la reconstrucción del pueblo en el mismo lugar.

Ante esta nueva situación, el subsecretario de Interior reafirmó hoy la postura del Gobierno y descartó de nuevo reconstruir el pueblo en las faldas del volcán.

"Chaitén en el mismo lugar es imposible. Ningún gobierno seriamente puede adoptar una decisión (de reconstruir) sobre la base de informes que indican riesgo potencial de universidades y de expertos vulcanólogos", afirmó en declaraciones a Radio Cooperativa.